La ciudad

El padre Ignacio volvió a convocar una multitud en el Vía Crucis en barrio Rucci

"Recen para que Dios me de fuerzas para acompañar a los que sufren, a los enfermos", dijo el padre durante una de las estaciones de la peregrinación, que fue acompañada por miles y miles de fieles que llegaron desde distintos puntos, en otra muestra incondicional de fe.     

Viernes 03 de Abril de 2015

Como sucede año tras año, una multitud se dio cita en las inmediaciones de la parroquia Natividad del Señor, en barrio Rucci, para participar del tradicional Vía Crucis que encabeza el padre Ignacio Peries. 
 
La gran expectativa que hay en la gente en las cercanías de la parroquia también se observa en el gran operativo de seguridad, que incluye casi 300 policías y gendarmes, además de numeroso personal de la Dirección de Tránsito y la GUM. 
 
"Recen para que Dios me de más fuerzas para acompañar a los que sufren, a los enfermos", dijo Ignacio, en una de las 14 estaciones durante el Vía Crucis. 
 
"Que la mano de Dios alivie los dolores y les levante el ánimo", señaló en otro pasaje de la peregrinación que fue seguida con mucha atención por los mieles de fieles que llegaron hasta el barrio Rucci para acompañarlo en el vía Crucis.  
 
"La gente necesita esperanza", dijo el padre Ignacio en la previa al Vía Crucis en el que otra vez la gente dio una muestra impresionante de fe. 
 
El Vía Crucis comenzó antes de las 20.30 debido a la cantidad de gente, al tiempo que está previsto que dure dos horas y media y posteriormente Ignacio cerrará hasta festividad católica. 
 
"Se viene a agradecer y a pedir", dijo un señor que caminaba en una cola interminable que formaba el Vía Crucis. "Es algo maravillloso, es algo sobrenatural", acotó el hombre que estaba acompañado por su mujer. 
 
"Venimos todos los años, es para a pedir trabajo y salud para la familia", relató un hombre que se identificó de barrio Belgrano.  
 
"A agradecer y a pedir, por la salud, especialmente, porque se me ha cumplido todo lo que pedí cada vez", dijo una señora mayor, quien casi como en un slogan agregó: "La fe mueve montañas". 
 
"vengo a agradecer por todo lo dado. Por la familia, por la salud y el trabajo", dijo otra señora, que caminaba junto a la multitud, en diálogo con Canal 5. 
 
"Hace diez años que vengo de forma ininterrumpida", contó un señor, que estaba acompañado con una mujer.
 
Lo cierto es que miles y miles de files llegados desde distintos lugares de la ciudad, de las localidades vecinas, de otras provincias e incluso algunos que se llegaron de otros países para participar de esta celebración de fe.   
 
Es tanta la gente que llega desde distintos puntos del país que el propio Ignacio durante la semana salió a pedirle a los rosarinos que se lleguen hasta la parroquia que lo hagan en transporte público. 
 
"Traemos a gente los fines de semana a visitar al padre Ignacio y a los Vía Crucis muy especialmente. Él tiene algo especial que mueve a la gente de todos lados", dijo el chofer de un ómnibus que trajo 45 personas desde Buenos Aires y que, según su criterio, "cada vez viene más gente".
 
Más de una hora antes del inicio, previsto para las 20.30, barrio Rucci ya desbordaba de gente para acompañar al padre Ignacio en este tradicional Vía Crucis. 
 
"Es una peregrinación muy popular vienen de todas partes de Argentina, para pedir, agradecer, y acompañar, muchos sentimientos para volver a encontrar la fe", expresó el padre Ignacio antes del inicio de esta muestra incondicional de fe. 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario