La ciudad

Diciembre es el pico, pero hay gente todo el año

El momento más fuerte para la actividad del club es el mes de diciembre, cuando se producen las reuniones para despedir el año y es bastante difícil conseguir un lugar.

Lunes 15 de Enero de 2018

El momento más fuerte para la actividad del club es el mes de diciembre, cuando se producen las reuniones para despedir el año y es bastante difícil conseguir un lugar. "En esa época tenemos unas 1.200 personas por noche, todos los días", cuenta Ferra. Durante enero, en tanto, la cantidad de visitantes se estabiliza entre unos 500 y unos 600, por lo que hay espacio de sobra. No se toman reservas y lo que prima es el estricto orden de llegada.

Pero el club no sólo trabaja durante la temporada de verano, sino que se da un reordenamiento horario según cada época del año.

Mientras que en verano se llena sobre todo por las noches (durante el día el calor lo dificulta porque no hay pileta ni tampoco acceso al río), en invierno la gente se muda al mediodía.

Incluso, para esa estación el club cuenta con un quincho cerrado y con capacidad para más de 100 personas, que ayuda a resguardarse del frío y la lluvia.

Fuera de las vacaciones, obviamente el fuerte son los fines de semana.

Además de las personas que eligen el lugar para festejar un cumpleaños, una despedida o convocar a una reunión de fin de año, el sitio consecha una gran adhesión entre la comunidad de estudiantes universitarios.

Muchos jóvenes lo eligen incluso como un punto de encuentro previo a la salida rumbo a los boliches.

Aunque no en forma excluyente, muchos de los que concurren al club Mitre son vecinos del distrito centro que encuentran a mano un lugar fresco y abierto, sin tener que desplazarse hasta un camping en las afueras de la ciudad o ubicado alguna localidad cercana.

"El boca a boca fue fundamental", dice Pisani.

Y Ferra secunda."Alrededor del club se fue construyendo como algo folclórico, popular... La frase de «Vamos al Mitre a comer un asadito» ya forma parte de la identidad de una gran cantidad de rosarinos", afirma.

Con una ubicación privilegiada, entre el verde salvaje de la barranca y a metros del río Paraná, pero a la vez a muy pocas cuadras del microcentro, el club Mitre se consolida cada vez más como una interesante opción nocturna para los que se quedan a pasar el verano en Rosario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario