La ciudad

Después de 13 años, vuelve a abrir la iglesia del Buen Pastor

A partir de mañana habrá misa. Además, comenzaron las obras para inaugurar un nuevo refugio para personas en situación de calle.

Sábado 07 de Diciembre de 2019

La iglesia del Buen Pastor, ubicada en Laprida 2747, volverá a abrir sus puertas mañana, luego de 13 años en los que estuvo totalmente cerrada. El obispo de Rosario, Eduardo Martín, celebrará la misa inaugural, a las 19. En un salón anexo comenzará a funcionar el primer oratorio de Adoración Perpetua de la ciudad.

Junto con los arreglos del templo, hace 20 días comenzaron las obras para refaccionar los salones contiguos, que funcionarán como un nuevo refugio para personas en situación de calle y que esperan inaugurar en agosto del año próximo.

Más adelante, se harán los arreglos en otro de los sectores para que pueda funcionar una casa de recuperación de adictos y talleres para la inserción laboral.

"Estamos muy contentos con la apertura de la iglesia", manifestó el padre Fabián Belay, quien se hará cargo del templo.

"Se hicieron las reparaciones indispensables para abrir el templo, se arregló la zona que corría peligro de derrumbe, y luego el obispo quiso que destinemos los fondos para comenzar las obras del nuevo refugio", detalló Belay, quien seguirá viviendo en La Lata, donde es el párroco.

La iglesia se recuperó para los vecinos gracias a un comodato que firmó Martín con el instituto religioso del Buen Pastor, donde se indica que esas instalaciones (la iglesia y salones adyacentes) se ponen a disposición del Arzobispado de Rosario durante los próximos 20 años.

Este documento fue rubricado el año pasado y a comienzos de éste comenzaron las obras para refaccionar el monumental edificio, que estuvo cerrado durante los últimos 13 años.

Casi 100 voluntarios y vecinos se sumaron cada sábado para reparar paredes, imágenes, bancos, puertas y ventanas. Además, una empresa se ocupó de restaurar los techos que corrían peligro de derrumbe.

Guillermo Rodríguez es uno de los voluntarios y también vecino de la zona. Contó que los techos que se arreglaron son los del centro del templo, sobre el altar mayor, y los del campanario, por donde entraba agua cada vez que llovía.

"También se hizo a nueva la instalación eléctrica", comentó Rodríguez. "Un equipo de voluntarios reparó las imágenes del templo, que estaban muy deterioradas. Se terminaron sólo cinco, que son las que van a volver a colocarse", apuntó.

Los voluntarios también refaccionaron pisos, hicieron revoques y, sobre todo, limpiaron el edificio que había permanecido cerrado durante tanto tiempo.

La capilla de adoración

Mañana se abrirá la primera capilla de Adoración Permanente de Rosario. Se trata de un pequeño oratorio, ubicado junto al templo, que estará abierto todos los días del año, durante las 24 horas.

"La idea es que la gente pueda ir a rezar frente a la Eucaristía el día y en el momento que quiera", comentó Juan José Ruggiero, también voluntario.

"La idea de este lugar es generar un espacio donde la gente se pueda encontrar con Jesús en la Eucaristía, en el nuevo oratorio, y con Jesús en el hermano, en el refugio para personas en situación de calle", explicó Rodríguez, quien también está colaborando con las obras en el refugio (ver aparte).

"Este lugar será el pulmón que aliente la caridad y todo aquello que se desarrolle en la iglesia del Buen Pastor", señalaron.

"Invitamos a participar a las parroquias, escuelas y grupos que quieran aprovechar este espacio", acotó Ruggiero. Para eso, se armó la web: http://buenpastorrosario.com/ donde, quienes quieran, podrán reservar un turno. También se podrá hacer al 341 282-8127.

A su vez, habrá actividades para jóvenes y también un espacio de escucha para quienes perdieron un hijo.

"Empezaremos con la misa de los domingos, a las 11, y veremos si el año próximo podemos ir incorporando más actividades", comentó Ruggiero, quien aclaró que "la principal actividad de este lugar será el trabajo con las personas en situación de calle, que estará abierto todo el año".

El obispo de la ciudad, Eduardo Martín, decidió que el edificio contiguo a la iglesia del Buen Pastor se utilice para dar respuesta a las crecientes necesidades sociales. Por ello, allí se abrirá el primer refugio para personas en situación de calle, que funcionará todo el año, las 24 horas.

Este nuevo ámbito, que esperan inaugurar en agosto del año próximo, tendrá capacidad para 50 personas.

A su vez, en el primer piso está pensado un hogar de "medio camino", para quienes terminaron un tratamiento de adicciones y que están en condiciones de reinsertarse en la sociedad, pero no tienen un hogar. Para ellos habrá 20 lugares disponibles.

Por otro lado, incluirán aulas destinadas a talleres de oficios y capacitación profesional.

Todas las actividades estarán a cargo del hogar Padre Misericordioso, que ya viene realizando trabajos con personas en situación de extrema vulnerabilidad.

Ya comenzaron las obras de reparación de estos lugares, que están totalmente arruinados por el paso del tiempo.

"Necesitamos mucha ayuda de quienes quieran colaborar porque cuanto más apoyo tengamos, más rápido podrán ir las obras", expresó el padre Fabián Belay, que será el responsable de las actividades.

Los que quieran colaborar, podrán hacerlo a través de la cuenta de la asociación civil Padre Misericordioso, CBU: 330/0000-68000010564508-7.

Un espacio que funcionará todo el año

El obispo de la ciudad, Eduardo Martín, decidió que el edificio contiguo a la iglesia del Buen Pastor se utilice para dar respuesta a las crecientes necesidades sociales. Por ello, allí se abrirá el primer refugio para personas en situación de calle, que funcionará todo el año, las 24 horas.

Este nuevo ámbito, que esperan inaugurar en agosto del año próximo, tendrá capacidad para 50 personas.

A su vez, en el primer piso está pensado un hogar de “medio camino”, para quienes terminaron un tratamiento de adicciones y que están en condiciones de reinsertarse en la sociedad, pero no tienen un hogar. Para ellos habrá 20 lugares disponibles.

Por otro lado, incluirán aulas destinadas a talleres de oficios y capacitación profesional.

Todas las actividades estarán a cargo del hogar Padre Misericordioso, que ya viene realizando trabajos con personas en situación de extrema vulnerabilidad.

Ya comenzaron las obras de reparación de estos lugares, que están totalmente arruinados por el paso del tiempo.

“Necesitamos mucha ayuda de quienes quieran colaborar porque cuanto más apoyo tengamos, más rápido podrán ir las obras”, expresó el padre Fabián Belay, que será el responsable de las actividades.

Los que quieran colaborar, podrán hacerlo a través de la cuenta de la asociación civil Padre Misericordioso, CBU: 330/0000-68000010564508-7.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario