La ciudad

Con San Luis reconvertida en peatonal algunas horas, el centro tuvo ayer otra fisonomía

En la previa del Día de la Madre, la calle se abrió a familias, cochecitos y bicicletas, desde Corrientes y hasta Dorrego.

Domingo 20 de Octubre de 2019

El paisaje del centro no fue el mismo ayer. Peatonales repletas en la jornada previa al Día de la Madre, campañas electorales a pleno a una semana de las elecciones presidenciales, y una calle San Luis que, transformada en peatonal, cambió por completo su fisonomía desde las 10 hasta las 14. Sin colectivos ni autos, y con todo su espacio liberado a los peatones, familias, grandes y chicos, a pie, con cochecitos y hasta bicicletas, los comerciantes y puesteros aseguraron que la respuesta de la gente a la propuesta de peatonalizar el espacio, desde Corrientes y hasta Dorrego, fue todo un éxito.

Sorteos, descuentos, promociones, precios mayoristas "por única vez", mesas con productos en las veredas, bares que salieron a la calle y hasta música en vivo fueron parte del cambiado paisaje. Una movida que ayer mostró la aceptación de los rosarinos, incluso pese a la polémica previa y oposición explícita manifestada por la Asociación Casco Histórico, desde donde se dijo que la medida perjudicaría al resto del centro por el corte de calles.

Ya caminando por Mitre, la escena no era la habitual: había menos tránsito y apenas algunos colectivos. En tanto, detrás de las vayas instaladas desde Corrientes, se podía ver un mar de peatones inusual para San Luis, a diario abarrotada de vehículos y unidades de transporte de pasajeros.

"Está buenísimo, se puede caminar tranquilo, más en una calle como ésta, de veredas angostas", dijo Mario, que paseaba con su pareja, mientras que otro matrimonio, a pocos metros, confesó: "No venimos nunca por acá, pero hoy sí".

Aunque nadie se animó a estimar el nivel de ventas y menos comparar con los años anteriores, los vendedores de los puestos que están ubicados sobre las veredas no dudaron en asegurar que "más gente que otros días hay, eso es seguro, y mucha de la gente compra", indicaron, marcando las bolsas que la mayor parte de los transeúntes llevaban en la mano.

Dejar que pasen cosas

Para los integrantes de Rosario en Bici, la propuesta votada por los concejales en las últimas semanas con el objetivo de "generar un espacio público propicio para recorrer, comprar y pasear de forma más cómoda y agradable" rompió algunos mitos.

"Ante cada propuesta de sacar vehículos del centro, sea circulando o a través de cambios en el estacionamiento, el primer argumento que se escucha es que, si la gente no viene en auto al centro, es difícil que compre. Y esto muestra otra cosa; evidencia que cuando sacamos los autos, la gente viene igual y pasan cosas buenas", señaló Pablo Colacrai, que integra el proyecto y ayer montó un espacio especial para ciclistas casi en la esquina de Corrientes.

La propuesta fue un punto específico para las bicicletas, de modo tal que quienes llegaran hasta allí en los rodados pudieran dejarlas en un espacio seguro y que no interrumpiera la circulación del resto de los peatones.

Es más, las personas que circulaban con cochecitos y las familias con niños, muchos de ellos en triciclos y monopatines, fueron las que más celebraron la medida. "Se puede circular libremente, no corrés detrás de los chicos y no padecés los autos", señaló Lourdes.

"Hay otras formas de habitar las ciudades", sumó Jorge, que iba con su mamá; un punto que Colacrai compartió al indicar que "son cambios que cuestan, como la Calle Recreativa los domingos, pero que muestran que se pueden hacer otras cosas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS