Pandemia

Con calles vacías y negocios cerrados arrancaron las nuevas restricciones

A las 19 se bajaron las persianas de los locales comerciales. Después de las 21 se apagó el ritmo vehicular, aunque había gente en los bares.

Sábado 24 de Abril de 2021

En una atípica noche de viernes empezaron a regir las nuevas restricciones vehiculares que dictaminó la provincia en busca de bajar el número de contagios de coronavirus. Así, desde ayer y hasta el 2 de mayo no se puede circular en moto y auto entre las 0 y las 6.

Además, a las 19 comenzaron a bajarse las persianas de los locales comerciales y en los bares de Pichincha o Pellegrini (con horario de cierre a las 23 y una tolerancia hasta las 24 para que se retiren los clientes) se vio una postal muy diferente al fin de semana pasado.

Ya a las 20.30 había disminuido la circulación de vehículos particulares y se veía poca gente caminando, mientras que los locales gastronómicos trabajaban al 30 por ciento.

En Pichincha y en Pellegrini redoblaron las precauciones y medidas de higiene para que los clientes se sintieran seguros.

“Estamos con guardia mínima de personal porque la restricción horaria y la reducción de la capacidad de comensales, junto con la imposibilidad de poner mesas en la vereda por el clima nos obliga a tener poco personal”, explicó Martín Miglietta, dueño de un local gastronómico de Pichincha.

Anoche recibieron básicamente a vecinos que viven a pocas cuadras del lugar, aunque se notó cierto movimiento después de las 21 cuando ya estaba prohibido circular en vehículos particulares. “A nosotros nos salvó que tenemos un buen mediodía porque mucha gente viene a comer y eso nos va a permitir seguir trabajando, a pesar de que merme el público de la noche”, aseguró el gastronómico.

Por su parte, Alejandro Pastore, del Paseo Pellegrini, comentó que los locales de allí esperaban aumentar el canal del delivery con la baja de la circulación y aguardaban que la posibilidad de “reintegrar” el costo del taxi animara a los clientes a salir a comer afuera.

Todos los locales gastronómicos se habían preparado con mesas mucho más separadas y contaban con alcohol en gel y con un protocolo escrito y bien visible.

En el centro

La peatonal también se apagó temprano ayer con los nuevos horarios dispuestos para el cierre de los locales. A las 19 los empleados se despedían en las puertas de los negocios y empezaba a escucharse el chirrido de las persianas bajando.

En apenas media hora ya no había locales abiertos. Sólo quedaban los de alimentos, que podían extenderse una hora más.

En tanto, los transeúntes apuraban el paso para volver a casa en un viernes muy distinto del habitual.

En 25 puntos de la ciudad hubo más de 150 efectivos policiales, de las fuerzas de seguridad nacionales y agentes del municipio en los operativos de control que se establecieron anoche y continuarán durante todo el fin de semana debido a las nuevas restricciones nocturnas a la circulación vehicular.

Desde las 20.30, el personal se dispuso en 25 puntos fijos de control en zonas estratégicas. En cada control se requirieron a los automovilistas los permisos necesarios para transitar en automóviles particulares o en motocicletas.

Además otros 30 operativos móviles rotaron por el interior de los barrios.

En cada uno de los puestos, fijos y móviles, se controlaron los permisos para circular, la documentación del vehículo y también se realizaron testeos de alcoholemia.

Las restricciones buscan reducir la circulación vehicular durante la noche, horario en el que se produce una mayor cantidad de siniestros viales con heridos que demandan cuidados críticos en el sistema de salud. Actualmente, tres cuartos de las camas de terapia del Hospital Clemente Álvarez están ocupados por pacientes que fueron parte de choques de vehículos o situaciones de violencia.

Desde el municipio consideraron también que restringir la circulación de autos particulares permitirá un mayor control de las reuniones sociales o festejos familiares, que actualmente están prohibidos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario