La ciudad

Carlotto: "Primero, a estudiar, que es la manera de ser libres"

Así se los remarcó ayer la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo a los alumnos de la Escuela Técnica Nº 466 General Manuel Savio, con quienes compartió una jornada.

Miércoles 11 de Noviembre de 2015

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, visitó la Escuela Técnica Nº 466 General Manuel Savio, charló con los estudiantes sobre derechos humanos y los llamó a fortalecer la democracia. "Hay que seguir construyendo este país para vivir bien, tener un hogar, un trabajo", dijo siempre como una verdadera maestra, hablando de pie, sonriente, mirando a los ojos. Al final les dejó de regalo un pañuelo blanco, símbolo de la lucha de Abuelas y les aconsejó: "¡A estudiar!, que es la manera de ser libres".

Carlotto llegó a la técnica de Rouillón al 1100 bis (Mendoza al 5700) invitada por alumnos, docentes y directivos, para compartir una charla sobre "Derechos humanos y violencia de género", como parte de un proyecto institucional que desarrollan desde principio de año. En la puerta de la escuela la esperaba un grupo de 2º año para que diera las últimas pinceladas a un mural colectivo dedicado al cuidado de la naturaleza, de la vida. Puso los colores que faltaban y les confió que tiene nietos muralistas, que "han pintado pajaritos volviendo al nido, expresando con ese arte el trabajo que Abuelas hace buscando a sus nietos".

A cada paso se sumaban docentes para saludarla y hasta maestras de un jardín de infantes vecino, que se cruzaron para sacarse una foto con ella. También hubo manos extendidas de los profesores de los talleres que funcionan en la técnica Savio. Saludos de respeto, cariñosos y de reconocimiento. Un rato más tarde, escribiría con perfecta cursiva en el libro de recuerdos de la escuela estas palabras: "Con mucha emoción y agradecimiento por haberme invitado a conocer esta magnífico edificio educativo de formación técnica. Es un orgullo para la Argentina que directivos, docentes y alumnos acompañen el fortalecimiento de la democracia. Gracias y adelante".

Emoción. La visita de Carlotto ganó las lágrimas de muchos cuando ingresó al salón de Técnica 466, donde la esperaba un buen número de estudiantes, y de fondo se escuchaba "Honrar la vida" interpretada por Mercedes Sosa.

El director del establecimiento, Enrique Serafini, agradeció su presencia, destacó el trabajo de Abuelas y festejó la recuperación de su nieto Guido (ocurrida el 5 de agosto del año pasado) y la del nieto 118, conocida la semana pasada.

Carlotto habló todo el tiempo de pie, sonriendo, sin cambiar un noble tono de voz, sensible y firme. Les contó cómo de ser maestra, la "señorita Estela" se convirtió en una mujer luchadora cuando primero secuestraron a su esposo Guido, luego a su hija Laura, de 23 años, a quien asesinaron en un centro clandestino de detención, donde nació su nieto que logró abrazar 36 años después. Y, en consecuencia, les habló de la tarea que se han dado los organismos de derechos humanos para que esos más de 360 centros clandestinos de detención que funcionaron en fábricas, escuelas y estancias "sean declarados espacios de la memoria, para no olvidar lo que pasó".

De esa memoria, invitó a los estudiantes a apropiarse para fortalecer la democracia y el derecho que les representa la conquista del voto joven: "El individualismo no sirve, todos estamos construyendo la democracia por la que se luchó mucho para tenerla. Por eso es una obligación moral ir a votar, poner la boleta de quien les guste. No vayan a decir después que se quedaron dormidos", bromeó cálidamente para el salón.

En cada palabra recordaba ante los chicos que el trabajo de Abuelas sigue siendo recuperar a cada niño apropiado por la dictadura, devolverles su identidad "pidiendo siempre justicia, no venganza ni teniendo odio, simplemente justicia. Queremos — continuó— que ustedes puedan juntarse sin miedo; y como pasa en esta escuela, seguir aprendiendo oficios, porque son un arma poderosa de libertad".

En un estilo docente que nunca dejó de lado, les aconsejó a los adolescentes: "Primero, ¡a estudiar!, porque si lo hacen van a ser libres; luego compartan, sean compañeros desde el corazón; júntense y tengan respeto por los mayores, por los profesores, por los viejos, que somos quienes servimos para la caricia".

Sufrimiento. Un alumno y una alumna levantaron la mano y le preguntaron a Carlotto: "¿Quería saber si usted sufrió dolor?, ¿qué sintió cuando encontraron a su nieto?, ¿el resultado del 22 va a influir en el trabajo de ustedes?".

Una vez, Carlotto repasó la búsqueda de su familia, de su nieto Guido (Ignacio Montoya Carlotto) y la vez que en 2002 la quisieron matar. También mencionó la desaparición de Julio López, en 2006. Todo para volver sobre la importancia de no abandonar nunca la búsqueda de la verdad y de la justicia.

Sin nombrar en ningún momento de la charla a los candidatos del ballottage presidencial, respondió a la inquietud del futuro del trabajo en materia de derechos humanos valorando la gestión del gobierno nacional de los últimos años. También del gobernador de la provincia de Buenos Aires, que siempre respondió a sus pedidos, y lo diferenció de la actitud del jefe de gobierno porteño, quien nunca las recibió.

Ya al mediodía llegaron los aplausos de cierre, flores y los adolescentes hicieron cola con sus celulares, que pasaron de mano en mano para llevarse una foto de recuerdo junto a la Abuela Estela.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS