La ciudad

Buscan poner en valor el edificio histórico de la Facultad de Humanidades

Es un proyecto integral dividido en cuatro etapas y ya comenzaron dos obras en el interior y exterior del sector que da a la calle Entre Ríos.

Domingo 29 de Diciembre de 2019

La Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) llevará adelante un plan de restauración integral para poner en valor el edificio histórico. La obra se divide en etapas y, con un presupuesto inicial cercano a los 9 millones de pesos, comenzarán con distintos trabajos en el interior y la fachada exterior sobre calle Entre Ríos.

   En concreto, se está ejecutando la primera etapa de las obras de impermeabilización de cubiertas planas y restauración de fachadas internas del edificio y la restauración de la fachada del ingreso por calle Entre Ríos. El proyecto fue realizado por la Dirección de Construcciones Universitarias, que brinda asesoramiento para la restauración de edificios antiguos.

   La directora de Infraestructura de la Facultad de Humanidades y Artes, Virginia Bas, contó: “El objetivo es la reposición de la impermeabilización en el sector a intervenir. Conjuntamente, se realizará un trabajo de impermeabilización en los parapetos y se restaurarán las fachadas de todo el perímetro hasta el nivel inferior de la última moldura, en las fachadas internas del edificio”.

   Esta obra abarca una superficie de 550 metros cuadrados y tendrá un plazo de ejecución de 240 días.

   Por su parte, la restauración de la fachada de Entre Ríos “es la primera de cuatro etapas en las que se divide la restauración total de la fachada del edificio histórico. Se comienza por el sector que limita con los Tribunales Federales y hasta el sector de ingreso, y desde la vereda hasta el nivel superior”.

   “El objetivo de la obra es la recuperación de la imagen general del edificio”, añadió Bas, además de indicar que el plazo de ejecución de esta etapa será de 90 días.

   Los montos destinados a ambas obras suman alrededor de 9 millones de pesos: $5.336.686 para la primera obra, y $3.538.000 para la segunda.

Arqueología y obras

La facultad fue escenario de importantes hallazgos arqueológicos durante todo 2019. Primero se encontraron restos de cerámica que se corresponden con elementos del siglo XIX, y luego ocurrió un descubrimiento de una considerable cantidad de botellas de cerveza que dejaron ver el pasado cervecero de la ciudad, con varias fábricas instaladas acá.

   A partir de un socavón, en el patio de la facultad comenzó a trabajar el departamento de arqueología, que encontró restos de diversos materiales. Una de las hipótesis que manejan desde entonces es que pueden formar parte de la colección que la Escuela de Antropología tenía antes de su cierre, en la última dictadura militar. A su vez, los arqueólogos encontraron otra tanda de piezas que poseen características de objetos propios de finales del siglo XIX y principios del XX.

   La historia comenzó a fines del año pasado, cuando se produjo un socavón en el icónico patio de la facultad. A la par del comienzo de obras para refaccionar el lugar, la cátedra de arqueología americana y argentina intervino y encontró una gran variedad de elementos sobre los que se piensan diversas hipótesis.

   En ese entonces, se encontraron restos de botellas y cerámica, entre otros elementos, que corresponderían al período de finales del siglo XIX y principios del XX. El hecho de que la cerámica esté siglada (que presente números y letras) les indicó a los arqueólogos de la UNR que esas piezas formaban parte de un museo o colección; posiblemente, de la misma que fue destruida en la época de la dictadura.

   El descubrimiento de las botellas de cerveza, ocurrido en segunda instancia, fue cerca del mástil del patio. Allí se encontraron alrededor de 150 botellas que pertenecieron a distintas fábricas de cerveza que comenzaron sus producciones antes de 1900 en Rosario.

   Estas botellas se trajeron al país de a millones desde 1870 a 1914, cuando la mano de obra británica debió dejar de lado los labores cotidianos en las fábricas para sumarse al frente de batalla durante la Primera Guerra Mundial. Las máximas referencias históricas que se tienen del edificio de la facultad son hasta principios de 1900, cuando comenzó a funcionar el Colegio de la Santa Unión de los Sagrados Corazones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS