8M

Números de la violencia, modelo para armar

Las militantes feministas acostumbraron a a decir femicidios en lugar de crímenes pasionales

Jueves 08 de Marzo de 2018

El año pasado, en la provincia de Santa Fe, 24 mujeres fueron víctimas de femicidio y otras 11 mil denunciaron agresiones físicas o psicológicas. Las comisarías, los hospitales y las oficinas municipales de género de todo el territorio provincial asistieron cada hora el pedido de auxilio de una mujer. Esos son los números oficiales que ilustran el fenómeno de la violencia de género; las organizaciones sociales pioneras en la recolección de esta información cuentan aún más casos.

El mapa interactivo elaborado por el equipo de la concejala Norma López, por ejemplo, habla de 38 femicidios durante 2017. Es que la construcción de estas estadísticas, a casi tres años de la primera marcha Ni una Menos, parece todavía un modelo para armar.

Históricamente, tanto en el país como en la provincia, las cifras oficiales sobre violencia de género son escasas. La Corte Suprema de Justicia de la Nación recién comenzó a publicar estadísticas de femicidio en noviembre de 2015.

Las primeras estadísticas de la Corte se conocieron cinco meses después de la primera manifestación Ni una Menos donde uno de los pedidos centrales de las organizaciones de mujeres fue la elaboración de números oficiales sobre las situaciones de maltrato, agresiones y asesinatos que tuvieran como víctimas a mujeres por su condición de género.

El registro del máximo tribunal de justicia del país recaba los datos brindados por los poderes judiciales de todas las provincias. Para 2014, se contabilizaron 225 femicidios, 8 de ellos ocurridos en la Santa Fe. Un año después treparon a 235 en todo el país y 43 en el territorio santafesino. En el 2016 (último dato disponible) hubo 254 mujeres asesinadas, 18 en la provincia.

Mucho antes de la existencia de estos datos, las organizaciones sociales fueron las encargadas de construir las cifras de la peor cara de la violencia machista. Hace una década, las militantes feministas se acostumbraron a leer entre líneas las noticias policiales publicadas por los diarios para llamar cada cosa por su nombre y advertir sobre la trama oculta detrás de los comúnmente titulados como "asesinatos pasionales".

Cercanos

En la provincia, el Instituto de Estudios Jurídicos Sociales de la Mujer (Indeso) se puso al frente de esa tarea. En 2008, Mercedes Pagnutti Bonoris comenzó a relevar los casos de femicidio cuando aún este término no se había incorporado al Código Penal.

Actualmente forma parte del equipo del primer Mapa Interactivo sobre Violencia de Género que conduce la concejala Norma López. Y aún sigue leyendo 30 diarios por día, de distintas provincias, para escrutar en las noticias policiales los crímenes definidos por la Convención Belem do Pará como de violencia contra la mujer. Textualmente, "cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado".

El mapa provincial se presentó en el primer aniversario de la marcha Ni una Menos y al año siguiente se incorporaron los casos de todo el país. "Quisimos generar este mapa para visualizar y entender que las mujeres víctimas de femicidio están a la vuelta de la esquina", apunta López.

Es un trabajo tan doloroso como imprescindible. "Contar con estadísticas sobre femicidio es muy importante porque lo que no se dice o no se muestra, no existe", señala Pagnutti.

El año pasado, al mapa se sumaron las muertes de 38 mujeres. Cada una con un nombre de pila, edad, la fecha y el lugar donde se cometió el crimen y los pormenores del hecho relatados por las crónicas periodísticas.

Mercedes defiende esa fuente de información. "En tres años, las organizaciones sociales contamos casi 700 mujeres muertas por violencia de género, mientras tanto los casos juzgados como femicidios no llegan a 60, porque al resto se los juzga como homicidios culposos o dolosos", advierte. Además, explica, se incluyen también los travesticidios.

Hasta el año pasado, las estadísticas locales sobre violencia de género eran escasas y fragmentadas. La oficina municipal de la mujer o el teléfono verde daban cuenta del crecimiento de las asistencias, también algunos datos de la atención en los hospitales. Pero no más que eso.

En junio de 2016, en el ámbito de la Subsecretaría de Políticas de Género de la provincia, se creó el Registro Unico de Situaciones de Violencia contra la Mujer (Ruvim) con el objetivo de centralizar y sistematizar toda esa información que permanecía dispersa en distintas oficinas públicas.

Un año después se sumó el Registro Interno de Femicidios. El primer informe de este observatorio se conoció la semana pasada y contabilizó un total de 24 femicidios entre enero y diciembre del 2017. De acuerdo al registro, en los doce meses del año pasado, 19 mujeres fueron asesinadas y otras cinco situaciones se contabilizaron como femicidios vinculados: aquellos homicidios cometidos contra personas que mantienen un vínculo familiar o afectivo con la mujer.

La subsecretaria de Políticas de Género, Gabriela Sosa, destaca que el registro coincide con las cifras recolectadas por la Defensoría del Pueblo de la Nación. El concepto utilizado en la elaboración del informe está en correlato con la definición de femicidio en el Código Penal, "entendiendo que lo es cuando una mujer es asesinada por razones de género, un concepto político que muestra la posición de subordinación, desigualdad, marginalidad y riesgo en la que se encuentran las mujeres por el simple hecho de serlo", destaca el trabajo.

Los datos se construyen en base a diarios locales y provinciales, el seguimiento de cada situación en dichos medios y las intervenciones del Poder Judicial en estos casos.

De acuerdo al registro, nueve de cada diez mujeres víctimas de femicidio mantenían una relación íntima con el agresor. Y el 21 por ciento había denunciado previamente situaciones de maltrato.

Sosa subraya la "necesidad de contar con estos números para avanzar en la planificación de políticas públicas que se apoyen en las manifestaciones concretas de esta violencia, considerando las diferencias que existen entre las distintas regiones de la provincia".


Los pedidos de auxilio


Con ese objetivo, la construcción del Registro Único de Situaciones de Violencia contra la Mujer demandó más de un año de trabajo en la elaboración de una herramienta que permita compatibilizar la carga de información de la Subsecretaría de Políticas de Género de la provincia, la Defensoría del Pueblo, Fiscalía, Centro de Asistencia Judicial, comisarías de la mujer, centros territoriales de denuncias, juzgados de familia, las áreas de la mujer y diversidad sexual de los municipios de Rosario, Santa Fe y Santo Tomé y las organizaciones sociales que asisten a mujeres víctimas de violencia.

A fines de agosto del año pasado se conoció el primer informe del registro. El trabajo reúne las consultas y pedidos de auxilio realizadas en organismos estatales o asociaciones de la sociedad civil. Los números hablan de casos de violencia y no de mujeres víctimas de estas situaciones porque lo que activa el registro son las intervenciones de áreas del Estado o ONG.

Así, en el segundo cuatrimestre del año pasado, entre mayo y agosto, se registraron 3.692 situaciones de violencia, lo que permitiría proyectar un promedio de 11 mil casos asistidos en todo el territorio provincial. Un tercio de las víctimas tenía entre 30 y 49 años y entre las situaciones denunciadas la violencia psicológica ocupó el primer lugar, seguida de cerca por el maltrato físico.

Mientras se escribía esta nota, la Corte Suprema de Justicia de la Nación aún no había informado la cantidad de femicidios ocurridos durante el año pasado.

Tampoco el gobierno nacional, a través del Instituto Nacional de Estadística y Censos, había presentado su Registro Único de casos de violencia contra las mujeres. Una radiografía de las denuncias presentadas en todo el país en organismos nacionales, provinciales y municipales del ámbito judicial, de la salud o las fuerzas de seguridad. Su publicación estaba prevista para ayer, oportunamente, un día antes del paro internacional de mujeres.

Día Internacional de la Mujer


Desde 1975 y por iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) cada 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer. El objetivo es destacar, año tras año, la lucha de las mujeres en pos de la igualdad con los hombres en todos los aspectos de su desarrollo personal, económico, cultural y social.

El año pasado se realizó además el primer paro internacional de mujeres (ahora se propone el segundo) bajo la consigna: "Las mujeres en un mundo laboral en transformación: hacia un planeta 50-50 en 2030".
Este año, a nivel mundial, el lema es "Ahora es el momento". Se reivindican los derechos de las mujeres, la igualdad y la justicia y el fin del acoso sexual, la violencia y la discriminación. En la Argentina tendrá un peso extra el pedido por el aborto legal, gratuito y seguro.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario