Información Gral

Top Five: los caminos para alcanzar cambios positivos y lograr relaciones saludables

El counselor (consejero) Alejandro González Giorgis ofrece propuestas simples para “atraer la vida que querés”. Una guía para saber por qué actuamos de un modo determinado y detectar cuándo es necesario buscar ayuda.

Viernes 18 de Mayo de 2012

Con el título “’¡Todo es posible!”, el counselor rosarino Alejandro Gónzalez Giorgis presenta su primera publicación destinada a encontrar caminos para alcanzar el bienestar interior. Un counselor, explica, “es un profesional de la ayuda que se dedica a guiar a personas que están desorientadas, angustiadas por alguna situación particular o que simplemente sienten que no están conformes con su vida”.

Por lo general, los counselors , cuando es necesario, trabajan de manera interdisciplinaria con psicólogos o psiquiatras ya que “no atendemos personas con patologías”. Después de años de experiencia, González Giorgis pudo volcar en un libro esos “disparadores” que permiten advertir dónde estamos parados y cómo nos sentimos, y que son el primer paso para encontrar las herramientas que nos hagan sentir mucho mejor. En diálogo con LaCapital.com.ar brindó un adelanto de lo que mostrará el sábado a las 10.30 en Moreno 965, cuando presente formalmente su libro.

1. Conocer por qué actuamos de una manera: ¿Mostramos realmente lo que sentimos? ¿Decimos los que no nos hace bien o nos incomoda? ¿Hacemos lo que queremos,  o sólo lo que nos queda cómodo y a lo que estamos acostumbrados? Estas son preguntas fundamentales que cada persona debe responderse con sinceridad. Muchos consideran que aquello que les sucede en la vida es inmodificable, que nada se puede hacer para cambiarlo. Esto no es realmente así. Saber decir que sí cuando se desea algo, y saber decir que no cuando nos duele o nos pesa, son posibilidades que todos tenemos. Sólo hay que saber buscar las respuestas interiormente, y sincerarse con uno mismo, ante todo.

2. Construir la propia realidad: es necesario dar un “salto” de calidad a nivel de la conciencia. Cambiar el “las cosas vienen de afuera” por “soy yo el que hace que sucedan”. Desde ya hay un abanico de situaciones diferentes por las que cada persona atraviesa, y algunas serán más complejas de resolver, pero en la mayoría de los casos, la traba está puesta en que creemos que las cosas “ocurren sólo porque tienen que ocurrir” sin advertir la responsabilidad que tenemos en eso. Todos podemos  intentarlo. Todos tenemos el poder de elegir muchas de las cosas importantes de la vida. Nosotros, y no los otros.

3. Pensar en positivo: si creemos que vamos a cambiar para peor, o que el cambio traerá  consigo más dolor o sufrimiento, no podemos avanzar. Ni siquiera imaginarlo. Un error común es pensar los cambios a corto plazo. Hay que pensarlos a mediano y largo plazo y allí seguramente veremos sus beneficios.

4. Darle importancia a lo que sentimos:  para asumir el control de nuestra vida debemos apoyarnos y confiar en nuestros recursos. Es vital que aprendamos a cambiar la relación que tenemos con nuestros sentimientos para poder lograrlo. Los sentimientos no son buenos ni malos, simplemente tenemos que ser más conscientes de lo que queremos a nivel afectivo. Para eso hay que involucrarse y trabajar, nada sucede de manera espontánea o milagrosa. Pero también es verdad que a veces los caminos son menos difíciles de lo que creemos, sobre todo  si sabemos buscar ayuda a tiempo.

5. Encontrar paz y armonía. Mucho se habla de la paz interior. Y es cierto que nos remite a una sensación de calma y tranquilidad que es muy positiva, pero ¿cómo se logra? En medio de un mundo tan complejo, con tantos estímulos y problemas es un desafío importante. Pero no imposible. Hay muchas técnicas disponibles en la actualidad y tenemos que detenernos un poco para encontrarlas y utilizarlas para nuestro bienestar . Todo lo que sirva para apreciar el aquí y ahora y valorarlo, es bueno. Todas las terapias que nos ayuden a superar la angustia y el malestar, son bienvenidas.  Todo lo que nos brinde la oportunidad de “bajar un cambio”, a reencontrarnos al menos unas horas por día con nuestros deseos internos, vale. Es sólo cuestión de dar el primer paso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS