Información Gral

Se sospecha que el avión indonesio se topó con una tormenta singular

Los primeros datos que manejan los especialistas sugieren una trayectoria muy errática de la aeronave y un abrupto descenso.

Viernes 02 de Enero de 2015

El avión de AirAsia que se estrelló el fin de semana pasado con 162 personas a bordo se movió de forma totalmente ilógica antes de golpear la superficie del mar a causa, presuntamente, de una gran turbulencia que derribó al Airbus A320, según información filtrada ayer.

El Airbus comenzó a subir de una forma desusada y luego fue lanzado hacia el mar de Java a alta velocidad, según Gerry Soejatman, un analista de aviación indonesio que tuvo acceso a la información preliminar de las causas del accidente, según reveló The Sidney Morning Herald. "No cayó del cielo como si fuera un aeroplano", afirmó el experto. "Fue como una pieza de metal siendo lanzada hacia abajo. Es bastante difícil de comprender. La forma en que cayó está al filo de la lógica".

Eso explicaría por qué los cuerpos recuperados de pasajeros muertos no traían puesto un chaleco salvavidas: no tuvieron tiempo de reaccionar.

Algunos especialistas estipulan que la aeronave se encontró con un cumulonimbus, una nube de desarrollo vertical que en los trópicos suelen causar turbulencia severa manifestada con fuertes ráfagas de ascenso acompañadas de humedad junto a fuertes ráfagas de descenso con aire frío y seco.

Según los datos enviados por las computadoras de vuelo del avión, durante el momento final del descenso la nave iba a una velocidad de 61 nudos (112 kilómetros por hora) con respecto al terreno, por lo que se cree que cayó casi verticalmente.

Esto explicaría, según el analista indonesio, el por qué el avión se encontró a sólo 10 kilómetros de distancia del último punto marcado por el radar de los controladores.

Dichos datos, dados a conocer ayer, se suman a los dichos del presidente de AirAsia, quien aseveró que las informaciones preliminares de la investigación indican que el jet encontró un patrón climático "bastante único" el pasado fin de semana cuando volaba de Surabaya a Singapur.

La información conocida ayer proviene de un nuevo radar con el cual contaba el avión, el cual envió información en tiempo real a los sistemas de control en tierra.

Identifican a una víctima. Una azafata del vuelo 8501 es la primera víctima del accidente cuyo cadáver es devuelto a su familia, uno de los muchos dolorosos reencuentros que quedan por llegar, mientras los equipos de búsqueda luchaban contra el viento y la pesada lluvia para encontrar a las más de 150 personas que siguen desaparecidas.

La identidad de Hayati Lutfiah Hamid fue confirmada por sus huellas dactilares y otros medios, dijo el coronel Budiyono de la Unidad de Identificación de Víctimas de Desastres de Java Oriental.

Su cuerpo, en un pulido ataúd oscuro cubierto con flores, fue entregado a su familia en una breve ceremonia en un hospital de la policía en Surabaya, la ciudad indonesia de donde despegó el avión. Un miembro de la familia lloraba mientras ponía sus manos sobre el féretro.

Después de que un clérigo musulmán dijese una oración por los muertos, el ataúd fue llevado inmediatamente a un pueblo y sepultado en una fosa con barro, siguiendo las directrices del islam que dicen que los fallecidos deben enterrarse con premura. Un imán pronunció una sencilla oración ante unas 150 personas reunidas bajo la llovizna, y los asistentes depositaron flores rojas sobre el montículo de tierra húmeda con una pequeña lápida blanca.

Hasta el momento se han recuperado nueve cadáveres, incluyendo dos el jueves. Los cadáveres son trasladados a Pangkalan Bun, la localidad más próxima en la isla de Borneo, antes de llevarlos a Surabaya, la segunda ciudad más grande de Indonesia.

En el momento más intenso de la temporada de lluvias en Indonesia, el clima ha impedido con frecuencia que helicópteros y buzos pudiesen trabajar mientras que las fuertes corrientes han mantenido los restos en movimiento.

La marina de Singapur envió un vehículo submarino no tripulado capaz de rastrear el fondo marino en un intento de localizar los restos de la aeronave y las "cajas negras"' que son importantes porque son las grabadoras con la información de vuelo y de las voces de la cabina.

Más barcos, principalmente de Indonesia, peinan la zona con equipo de detección de alta tecnología. También participan en la búsqueda aviones provistos con detectores de metales.

Estamos "centrados en encontrar el cuerpo del avión", dijo el portavoz de la fuerza aérea Indonesia, el mariscal Hadi Tjahjanto a periodistas. "Había algo parecido a una sombra oscura que vimos una vez desde un avión, pero aún no se ha probado que sea el fuselaje".

Los cadáveres fueron recuperados en una zona frente a la costa de la isla de Borneo, a unos 160 kilómetros del sitio donde fueron avistados por primera vez.

Aún se desconoce qué derribó el avión cuando estaba a medio camino de su vuelo de dos horas entre Surabaya y Singapur. La última comunicación indicaba que los pilotos estaban preocupados por las condiciones climáticas. Pidieron permiso para volar encima de nubes de tormenta, pero les fue negado por el elevado tránsito aéreo. Cuatro minutos después, el avión desapareció del radar sin emitir una señal de emergencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS