Información Gral

"¡Qué mala pata!", bromeó el Papa al encontrarse con Cristina en el Vaticano

Almorzaron en Santa Marta, se saludaron con afecto, la presidenta le obsequió un cuadro de Santa Rosa de Lima pintado al malbec. Cristina sufrió un esguince en el pie izquierdo.

Lunes 17 de Marzo de 2014

El Papa Francisco recibió con humor a la presidenta Cristina Kirchner, quien sufrió un esguince en el tobillo izquierdo que le obligó a utilizar una férula, al decirle “¡qué mala pata!”, tras recibirla con un beso y un apretón de manos.
 
El primer diálogo que tuvo la mandataria con Francisco en la puerta de ingreso de la residencia de Santa Marta en el Vaticano, fue cuando la Presidenta le preguntó “¿cómo anda?” y tras la respuesta de un “bien, bien”, Jorge Bergoglio bromeó diciéndole “¡qué mala pata!”, a lo que la presidenta con cierta sonrisa respondió con un “¡no,no!”.
 
De inmediato, ambos ingresaron a Santa Marta y la Presidenta, tras saludar al personal del lugar, lo primero que hizo fue pedir disculpas por su demora, dado que estaba previsto que el encuentro comenzara puntualmente a las 13:00 hora local (9:00 en Argentina).
 
Personalmente la mandataria le informó a Francisco que anoche le hicieron  una resonancia en el Hospital Humberto Primero, pero aclaró que se encuentra “bien” y explicó que se trata de “una esguince de primer grado”.
 
Luego del encuentro en privado con la imagen de la Virgen Desatanudos de fondo, la mandataria presentó a cada integrante de la comitiva a Su Santidad, haciendo hincapié en el Marcelo Ballesteros, a quien los presentó como “el médico responsable de atender este percance”.
 
Si bien ocurrió anoche en la habitación del Hotel Edén en Roma, el esguince no se conoció públicamente hasta que Cristina Kirchner descendió del auto a su llegada a su reunión con el Papa en el Vaticano, a un año de la unción del cardenal argentino como Jefe de la Iglesia Católico.
 
La vestimenta de la mandataria pasó a un segundo plano, con la férula colocada en su pierna izquierda, Cristina eligió para esta oportunidad un tailleur  color negro con un sombrero casquete, estilo Jackie, un collar corto de perlas, medias al tono y zapatos bajos, acorde para superar la esguince.
 
La comitiva presidencial fue integrada entre otros, por  el canciller Héctor Timerman, el Secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, el embajador ante la Santa Sede, Juan Pablo Cafiero, y el Secretario de Culto, Guillermo Oliveri.
 
Tras los saludos protocolares  se realizó el intercambio de obsequios, oportunidad en la que la Presidenta le entregó un retrato que muestra al Papa con el padre Pepe, de la Villa de Barracas, que le había obsequiado el sacerdote a la mandataria.
 
También le regaló el Libro del Bicentenario y otro libro sobre las modificaciones realizadas y que aún falta hacer -acotó la Presidenta- en la Casa Rosada, abriendo la página que muestra el nuevo patio de Malvinas Argentina.
 
También le obsequió una imagen de Santa Rosa de Lima, pintada con vino malbec  y le explicó que la pintura tiene un proceso de oxidación de cinco años y quedará con el color de un auténtico vino,  lo cual sorprendió al Papa, a quien le manifestó que este es un presente “bien argentino”.
 
Por su parte, Francisco le regaló a Cristina una imagen de San Martín, entre otros presentes y, también, le obsequió  un rosario a cada integrante de la comitiva argentina.   

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario