Información general

Pagaron una cifra millonaria por la pintura en lienzo más grande del mundo

"El viaje de la humanidad", una obra del pintor británico Sacha Jafri (1977) fue vendida en Dubai y la suma se destinará a obras benéficas.

Miércoles 24 de Marzo de 2021

“El viaje de la humanidad”, una pintura en lienzo del pintor británico Sacha Jafri (1977), considerada la más grande del mundo, fue subastada en Dubai por 62 millones de dólares, suma que se destinará a obras benéficas.

La obra, de 1.980 metros cuadrados, realizada en plena pandemia de coronavirus, busca “recordarles a todos cómo cuidar un poco mejor nuestro planeta y lo hermoso que es”, según Jafri, quien llegó a trabajar con Nelson Mandela en iniciativas para ayudar a niños de Sudáfrica.

El artista, que llegó a trabajar 18 horas diarias durante siete meses para lograr esta obra, se había propuesto venderla en 70 partes en las que el lienzo fue cortado, pero un empresario francés que reside en Dubai, cuyo nombe es André Abdoune, ofreció más del doble para comprar la obra entera.

Embed

“Provengo de una familia pobre y sé lo que es a veces no tener nada para comer, pero sabía que contaba al menos con el amor de mis padres, educación, apoyo”, declaró el empresario.

La obra me pareció muy poderosa en cuanto la vi y, para mí, separar los cuadros habría sido un error”, señaló Abdoune, excorredor de bolsa, según el diario El País.

Los fondos recaudados se destinarán a Unicef, Unesco, The Global Gift Foundation y Dubai Cares para programas dedicados a la educación infantil, la atención médica, el saneamiento y la conectividad digital.

La iniciativa lanzada en plena pandemia de coronavirus, tuvo como finalidad, según el artista, “volver a conectar nuestro planeta roto a través de los corazones, las mentes y las almas de los niños del mundo”, señala un comunicado de prensa emitido por Dubai Cares, en el que Jafri agradece a Abdoune.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fp%2FCDgz_1hHPPc%2F&access_token=EAAGZAH4sEtVABACdZBMQXy5B6o8S5Rp2D41bZA8yzmCALfHfByb04RQ5ks3zBbBjoBTHYq9jhlirWlkQm7HXnh9Qpa7jztrXUHQJ0OdPqA5YcutwjhWmO78p7gCK7h3FvRTCveCuN4wbbKdKZAkH5lOVIpoeYBMUWTZAQmw0MIzlzvcqoZAfxl
View this post on Instagram

A post shared by Sacha Jafri (@sachajafri)

Con esta venta el pintor inglés se convirtió en uno de los artistas vivos más cotizados del mundo junto a Jeff Koons, David Hockney y el artista digital Beeple.

Educado en el colegio de Eton, Jafri estudió Bellas Artes en la Universidad de Oxford, tiene como clientes al matrimonio Obama y al actor Leonardo DiCaprio, y realizó proyectos humanitarios con George Clooney y Nelson Mandela, consigna el diario ABC de España.

Además de su técnica de pincelada y pintura por goteo de estilo abstracto que él llama “realismo mágico”, la pintura presenta trabajos enviados online por niños de todo el mundo, con temáticas como la conexión, separación y aislamiento durante la pandemia.

“Les pedí a los niños del mundo que enviaran sus obras de arte en las que reflejen cómo se sienten, sus emociones. A nosotros, como adultos, nos resulta difícil hacerlo. Los últimos cinco meses han sido para nosotros muy confusos, muy frustrantes y bastante aterradores. Pues imagínense cómo se siente un niño de 4 años”, dijo el artista.

pintor británico Sacha Jafri01.jpg

Jafri visitó 42 campos de refugiados alrededor del mundo durante cinco años. “Todo comenzó con George Clooney, cuando me invitó a Darfur. Me pidió que hiciera un cuadro para una película suya, en lugar del típico cartel. Viajamos a los campamentos en Darfur y ése fue el comienzo de mi viaje. Visité más campos de refugiados en todo el mundo, trabajando con niños y recaudé 12 millones de dólares, que fueron a parar a los campos de refugiados”.

“Soy padre de dos hijos y he investigado mucho la psicología de los niños. Descubrí que los niños solo necesitan tres cosas: sentirse seguros, amados y valientes. Así pueden hacer crecer sus alas y hacer realidad sus sueños”, declaró en una entrevista a Time Out Dubai.

Jafri también trabajó con Nelson Mandela durante siete años, gestionando un fondo para niños en Sudáfrica, y a quien recuerda con gran afecto.

“Me enseñó mucho. Nunca lo olvidaré: si podemos recordarnos a nosotros mismos lo pequeños que somos, entonces podemos abrazar la humildad, y con humildad, podemos volvernos grandes”, manifestó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS