Información Gral

Murió el actor Ulises Dumont

Ulises Dumont, figura esencial de la escena argentina con notables participaciones en cine (donde tomó parte en más de 80 largometrajes) y también en teatro, falleció ayer a la mañana a los 71 años a causa de una dolencia cardíaca. Dueño de una fibra interpretativa que permitió valorar el aporte del que acompaña, del ladero del protagonista, Dumont dotó de matices a sus criaturas y aunque su formación se la debe al teatro, potenció la labor del actor en la pantalla grande.

Domingo 30 de Noviembre de 2008

Ulises Dumont, figura esencial de la escena argentina con notables participaciones en cine (donde tomó parte en más de 80 largometrajes) y también en teatro, falleció ayer a la mañana a los 71 años a causa de una dolencia cardíaca.

Dueño de una fibra interpretativa que permitió valorar el aporte del que acompaña, del ladero del protagonista, Dumont dotó de matices a sus criaturas y aunque su formación se la debe al teatro, potenció la labor del actor en la pantalla grande.

Quizá por ese aporte constante y notable, el artista nacido en Buenos Aires el 7 de abril de 1937, logró atravesar sin tropiezos el salto estético y generacional vivido por el cine argentino, un espacio en que debutó en 1964 con "Dos quijotes sobre ruedas", dirigida por Emilio Vieyra sobre un guión de Abel Santa Cruz que se estrenó el 16 de junio de 1966 con las actuaciones de Jorge Sobral, Susy Leiva, Ricardo Bauleo, Calígula, Carlos Carella, Alfonso De Grazia, Roberto Escalada, Beto Gianola, Javier Portales y Alberto Olmedo, entre otros.

Un actor dúctil. Dumont fue pilar de películas formales como "Tiempo de revancha", "La parte del león", "Ultimas días de la víctima" (las tres de Adolfo Aristarain), "Los enemigos" o "Sentimental" y también brilló en filmes de otras texturas como "Rosarigasinos" (del rosarino Rodrigo Grande), "La película del rey" o los dirigidos por Alejandro Agresti, "El viento se llevó lo que" y "Un mundo menos peor".

En esa lista de labores trascendentes no pueden omitirse los títulos "Diarios de motocicleta", "Conversaciones con mamá", "Sur", "El mismo amor, la misma lluvia", "Sus ojos se cerraron", "Gracias por los servicios", "El año del conejo", "Cuarteles de invierno", "Los chicos de la guerra", "No habrá más penas ni olvido", "El hombre del subsuelo" y "Tiempo de revancha".

Esta presencia constante y esencial para encarnar diversos personajes siempre fundamentales en la narración cinematográfica alcanzó un reconocimiento que trascendió lo local y su protagónico en "Los enemigos" (1983), de Eduardo Calcagno, le valió obtener premios como mejor actor en los festivales internacionales de San Sebastián, La Habana, Biarritz y San Remo.

También con el mismo realizador encabezó "El censor" (1995) y cuatro años después llevó al cine el enorme suceso teatral de "Yepeto", de Roberto Tito Cossa.

Fue justamente el teatro su ámbito natural de formación desde que en 1958 y junto a un grupo de amigos del barrio porteño de Núñez (en el que también estaba Luis Brandoni) formó un elenco dentro de un club y debutó con la pieza "Futuro imperfecto".

"No sé lo que me pasó, pero cuando subí al escenario sentí como un shock. En ese momento me dí cuenta que lo único que me interesaba en la vida era ser actor. Tenía 19 años", recordó un cuarto de siglo más tarde.

Sobre tablas son recordados sus aportes en piezas como "La Nona", "Arlequín, servidor de dos patrones", "La cal viva", "El hombre elefante", "El sol naciente", "El acompañamiento" y "Gris de ausencia", títulos que lo vincularon con autores y directores de la talla de Villanueva Cosse, Agustín Alezzo, Emilio Alfaro, Carlos Gorostiza, Griselda Gambaro y Carlos Somigliana.

También en la TV. Menos requerido en televisión, igual hizo lo suyo en un puñado de programas que marcaron la pantalla chica, tales los casos de "Los miedos", "Compromiso", "Situación límite", "Hombres de ley", "Nosotros y los miedos" y "La bonita página", entre otras

Aunque continuó sumándose a diversos proyectos cinematográficos y teatrales, su salud venía deteriorándose y por ello padecía artrosis en una pierna. También había sido sometido a un triple by pass coronario.

Tras más de un mes de internación en el sanatorio Dupuytrén, Dumont sucumbió a sus viejas dolencias cardíacas. Hoy será enterrado en el cementerio de la Chacarita.

Dumont textual

"Creo que la gente se me acerca porque no soy un galán, no estoy en ídolo y porque me siento a una mesa y tomo un vino y hablo con la gente como lo haría cualquiera.

"Mi estilo es transpirar la camiseta y requiere toda la energía, pero por otro lado ya no estoy en condiciones de hacer todo al mismo tiempo como hice toda mi vida.

"Para conseguir plata y proyección no hay como la televisión, el teatro es para darse el gusto y entrenarse y el cine es el placer.

"Que labure de actor, ferroviario o intendente es una circunstancia, pero no es mi oficio el que conforma mi manera de ser, soy yo que el significa la imagen.

"Llevo más o menos 100 películas filmadas, contrariando a internet. La única vez que la consulté por un currículum que me pidieron en Europa, ninguna lista estaba completa.

"Apenas soy un señor que labura de esto, trato de portarme como un ser humano y no como alguien presionado por los programas sensacionalistas de la TV".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario