Información Gral

La última sobreviviente de una masacre indígena cumple 107 años

La última sobreviviente de la Masacre de Napalpí, Melitona Enrique, recibió del gobernador chaqueño, Jorge Capitanich, las llaves de una casa nueva como regalo por su cumpleaños 107. Además, Capitanich anunció que el 19 de julio será instituido como el “Día de los Derechos de las Poblaciones Aborígenes del Chaco”, en conmemoración a la matanza de indígenas de 1924.

Viernes 18 de Enero de 2008

La última sobreviviente de la Masacre de Napalpí, Melitona Enrique, recibió del gobernador chaqueño, Jorge Capitanich, las llaves de una casa nueva como regalo por su cumpleaños 107.
Además, Capitanich anunció que el 19 de julio será instituido como el “Día de los Derechos de las Poblaciones Aborígenes del Chaco”, en conmemoración a la matanza de indígenas de 1924.
La vivienda donada, en la localidad de Machagai, fue construida con fondos públicos sobre un terreno elegido por Melitona Enrique, donde vivirá junto a dos de sus doce hijos.
Días atrás el Gobierno chaqueño también le había obsequiado una silla de ruedas para que pueda movilizarse por sus propios medios.
Durante las celebraciones el intendente de Machagai, Héctor Vega, modificó el nombre de dos calles de la localidad ubicada a 123 kilómetros de Resistencia.
Uno de los carteles llevará el nombre de la homenajeada y la segundo el de Rosita Chara, otra de las sobrevivientes de la matanza, fallecida en 2007, a 120 kilómetros de la capital chaqueña.
En la Cámara de Diputados de la Nación, diputados socialistas como Antonio De Tomaso y Mario Bravo denunciaron el genocidio indígena y reclamaron al gobierno nacional del presidente radical Marcelo Torcuato de Alvear, para que detuviera nuevas masacres.   Los festejos continuaron en la plaza central de Machagai con disertaciones de funcionarios provinciales, representantes de las etnias aborígenes, escritores y hasta de Sabino Irigoyen, hijo de Melitona.
Capitanich ofreció “disculpas” y pidió una “reivindicación” a los pueblos originarios por la muerte de 200 tobas y mocovíes en la reducción de Napalpí, asentada a 120 kilómetros de Resistencia.
“En nombre del Estado del Chaco pido perdón por los crímenes de lesa humanidad que cometió el gobierno del entonces Territorio Nacional”, dijo Capitanich.
Al respecto, dijo que “la construcción de nuestra identidad no puede cometer omisiones, ni siquiera de ese tipo, y por eso, hoy recordamos también que como legislador por el pueblo del Chaco, Claudio Ramiro Mendoza logró que el 9 de junio de 1994 la Cámara de Diputados de la Nación diera media sanción al proyecto de ley para declarar al 19 de julio el ”Día de los Derechos de las Poblaciones Aborígenes Argentinas”.
E mandatario señaló que “debemos poner especial atención en el trabajo junto a los sectores más débiles de la ciudadanía, para posibilitar también su acceso a la salud, a la educación, a la vivienda, y al respeto por la diversidad cultural, que expresan no sólo los aborígenes sino también otros sectores de la comunidad”.

Refugio en el monte. Melitona tenía 23 años cuando en la mañana del sábado 19 de julio de 1924, hombres blancos atacaron a su gente. Policías y gendarmes a caballo, y desde una avioneta los masacraron.
Pero, su madre la tomó y se refugiaron en un monte. Pasaron días sin comer ni tomar agua. Luego llegaron a Quitilipi y de ahí marcharon a Machagai, para después regresar al paraje El Aguará.
Se refugiaron en casa de don Segundo. Allí se enteraron que desde el pequeño avión mataron a sus abuelas, y los policías a caballo asesinaron a los abuelos. Con los años se casó con Dalmacio Irigoyen y criaron doce hijos.
“Los aborígenes se amontonaban para reclamar porque pagaban poco en el obraje, por postes, leña y la cosecha de algodón. No daban plata, sólo mercadería. Pero se enojaron los administradores y el gobernador”, indicó la mujer a Pedro Jorge Solans, en un informe publicado en 2006 en El Diario de Carlos Paz, Córdoba.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario