Información Gral

La presidenta inauguró el monumento a Juana Azurduy

Al acto en la ex Plaza Colón asistió el jefe del gobierno de Bolivia, Evo Morales. Cristina Fernández de Kirchner dijo que ella afrontó “solita” intentos de golpe.

Jueves 16 de Julio de 2015

La presidenta Cristina Kirchner destacó ayer la visita oficial de su par de Bolivia, Evo Morales, aseguró que “con la estabilidad democrática y con la integración regional” en los países de la región se “logrado muchas cosas”, y advirtió que en los últimos años hubo “intentos de golpes de Estado” en ambos países.
  La mandataria se pronunció así tras la firma de acuerdos de cooperación entre funcionarios de ambos países, y poco antes de inaugurar junto a Morales el monumento a Azurduy en la ex Plaza Colón, que ahora pasó a denominarse Juana Azurduy, heroína de la lucha contra las tropas españolas durante la independencia del virreinato del Río de la Plata.
  El mandatario boliviano destacó que los países sudamericanos están “mejor que antes económicamente, políticamente y socialmente”, y destacó además el rol de la Unasur durante el intento de golpe de Estado que sufrió en 2008.
  Al momento de tomar la palabra durante una declaración conjunta tras la firma de los acuerdos, Cristina Kirchner también manifestó que durante su gestión “han habido algunos intentos” de golpe de Estado.
  “Nos hemos valido solitos, o solita, hasta ahora para afrontar los momentos difíciles. Siempre hay intentos contra gobiernos que lograron mejoras para la mayoría de la población y hay unos poquitos que no se dan cuenta que eso les conviene”, sostuvo la mandataria.
  Pese a esos intentos a los que hizo alusión, Cristina Kirchner destacó que “con la estabilidad democrática y con la integración regional” de los últimos años se han “logrado muchas cosas” en los países de la región.
  Morales arribó pasadas las 18.30 a la sede gubernamental, adonde ingresó a través de la explanada y recibió el saludo de Cristina Kirchner en el Salón Pinturas y Pintores Argentinos, y luego ambos jefes de Estado saludaron a las comitivas.
  Posteriormente mantuvieron una reunión a solas en el despacho de la mandataria y luego se trasladaron al Salón de las Mujeres donde se firmaron los acuerdos de cooperación en materia de hidrocarburos, medicina de alta complejidad, seguridad en la frontera y lucha contra la violencia de género, entre otros temas.
  Durante la rúbrica de estos acuerdos, los dos presidentes se mostraron distendidos: Morales envió un saludo “a todos los equipos de fútbol de Argentina, en especial a Boca Juniors”, mientras que Cristina Kirchner llamó “pequeño comandante” al ministro de Hidrocarburos boliviano, Luis Sánchez, por su parecido físico al fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez.
  Acto seguido, se trasladaron a la ahora denominada plaza Azurduy, ubicada junto detrás de la Casa de Gobierno, donde se entonaron los himnos de ambos países, se realizó una actuación del ballet folclórico de Bolivia y por último descubrieron la estatua de la histórica luchadora del Alto Perú.
  La figura, que pesa 25 toneladas, mide 9,5 metros de altura y está hecha en bronce, fue montada en el mismo lugar donde se ubicaba la escultura de Cristóbal Colón que, tras una fuerte controversia con la comunidad italiana y con el gobierno porteño, fue desmontada y será trasladada a Costanera norte.
  La estatua de Azurduy, con la espada en alto y mirando hacia la Casa Rosada, es obra del escultor argentino Andrés Zerner y contó con un aporte del gobierno de Evo Morales de un millón de dólares para su financiación.
  Por último, ambos mandatarios y sus respectivas delegaciones asistieron a una cena de agasajo a la comitiva boliviana en el Museo del Bicentenario, en el subsuelo de la Casa Rosada.
      Como parte de la colorida ceremonia inaugural que fue presenciado por gran cantidad de público, un ballet aéreo formó figuras en torno a la estatua. Los bailarines colgaban del velo que ocultaba la estatua y que fue izado lentamente con el telón de fondo de la Casa Rosada iluminada a pleno y con una gran bandera argentina que se iza en ocasiones especiales.

La “heroína de América”

Juana Azurduy (1780-1862) está considerada como “heroína de América” por su aporte en la guerra a España por la independencia de Argentina y Bolivia. Ella acompañó a su esposo, Manuel Ascencio Padilla, en acciones militares entre 1805 y 1825. El ejército argentino elevó su rango militar de coronela al grado de generala. Murió en pobreza y olvido en la ciudad de Sucre, capital política de Bolivia. Hay otra estatua suya en la ciudad de El Alto, en el oeste de Bolivia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario