Información Gral

La OMS preocupada por brotes en países pobres no preparados

La organización dijo que el número de muertes en China provocadas por el coronavirus aumentó ayer a 259

Domingo 02 de Febrero de 2020

El número de muertes en China provocadas por el coronavirus aumentó ayer a 259, y un funcionario de la Organización Mundial de la Salud dijo que los gobiernos de todo el planeta deben prepararse para el “control de brotes locales” en caso de que la enfermedad se propague, algo que está ocurriendo.

   Beijing criticó la decisión de Washington de prohibir la entrada a la mayoría de los extranjeros que visitaron China en las últimas dos semanas. El primer ministro de Australia, Scott Morrison, anunció medidas similares el sábado, luego de Japón y Singapur.

   Por su parte, Corea del Sur e India evacuaron por aire a cientos de sus ciudadanos de Wuhan, la ciudad china que está en el centro de una región donde unos 50 millones de personas fueron colocados en cuarentena de dos semanas y tienen prohibido salir en un masivo esfuerzo gubernamental por controlar la enfermedad. Indonesia también envió un avión.

   La cifra de casos confirmados en China aumentó a 11.791, superando el número de contagios durante el brote del síndrome respiratorio agudo grave (Sars, por sus siglas en inglés) en 2002-2003. La rápida propagación del virus en apenas dos meses llevó a la OMS a declarar una emergencia global el jueves.

   Esa declaración supuso pasar de la cautela previa a recomendar a los gobiernos que se preparen para la posibilidad de que el virus pueda extenderse, dijo el representante de la agencia de salud de Naciones Unidas en Beijing, Gauden Galea. La mayoría de los casos reportados por el momento son de personas que visitaron China o de sus familiares.

   La OMS actuó por la preocupación de que los países más pobres pudiesen no estar equipados para responder a la situación, apuntó Galea. La agencia dijo estar especialmente preocupada por algunos casos fuera de China en los que hubo contagio de persona a persona.

   “Los países tienen que prepararse para la posible importación, a fin de identificar los casos tan pronto como sea posible, y estar preparados para el control de un brote interior, si llega a ocurrir’’, explicó Galea.

   El viernes, Estados Unidos declaró una emergencia de salud pública y el presidente Donald Trump firmó una orden que prohíbe la entrada a los ciudadanos extranjeros —con excepción de familiares directos de estadounidenses y residentes permanentes— que hayan viajado a China en los últimos 14 días, que es el período de incubación del virus.

   China criticó la medida, así como los “comentarios hostiles’’ de que Beijing no estaba cooperando.

  “Justo cuando la OMS recomendó no restringir los viajes, Estados Unidos se apresuró a actuar en forma opuesta. Ciertamente que no es un gesto de buena voluntad’’, dijo el portavoz de la cancillería Hua Chunying.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario