Pandemia

La letalidad del Covid-19 bajó a la mitad en el país gracias a las vacunas

La tasa de decesos sobre número de infectados pasó de 2,8% en 2020 a 1,4% en la segunda ola. El descenso es más notable en los mayores de 60 años.

Miércoles 02 de Junio de 2021

La tasa de letalidad del coronavirus en el país, es decir el número de fallecidos sobre el total de casos, bajó de forma significativa este año en comparación con 2020 ya que mientras la mortalidad fue de 2,8 por ciento en el primer año de pandemia, en lo que va de 2021 se ubica en 1,4%.

En el desglose por grupo etáreo, el descenso es notable entre los mayores de 60 años -el grupo más afectado- porque mientras en 2020 fue de 15,9% en 2021 se encuentra en un 8,4%.

La misma tendencia decreciente también se observa al contrastar la letalidad en menores de 60, que en 2020 fue de 0,6%, mientras que este año la cifra marcó 0,4%.

El Ministerio de Salud de Nación apuntó ayer, al difundir los datos, otro relevante: en los mayores de 60 años las muertes disminuyeron cinco puntos porcentuales. El 83% de los fallecidos en 2020 tenía más de 60 mientras que en 2021 representan el 78% de los decesos por coronavirus.

Incluso, en el personal de salud la incidencia de la infección por Covid-19 descendió significativamente de un 4,5% en el segundo semestre 2020 a menos de un 1% en el momento actual.

Embed

Razones

Especialistas señalaron a la campaña de vacunación como la razón y causa principal por la que descendió la tasa de letalidad. Por eso, insistieron en la importancia de ampliar y acelerar el ritmo de inoculación.

“Los mayores de 60 se enferman poco, alrededor del 14 %, pero la mortalidad está direccionada por este grupo de edad que representa el 78%. El elevado índice revela que aún falta completar la vacunación de adultos mayores con las dos dosis”, observó al diario Clarín Eduardo López, médico infectólogo y asesor presidencial e insiste en la importancia de que los vacunatorios permanezcan abiertos los sábados, domingos y feriados.

“Al haber más vacunados, aumenta el número de personas que, probablemente, antes hubiera enfermado de forma grave y fallecido. Hoy, pueden infectarse, pero en su mayor parte (los vacunados con dos dosis) se recuperan más rápidamente”, describió Arnaldo Casiró, Jefe del Servicio de Infectología en Hospital Álvarez, y destaca que la cobertura depende de qué inyección se trate y de cuánto tiempo pasó entre la aplicación y la aparición de la enfermedad.

Leda Guzzi, médica infectóloga, advirtió también a Clarín que al aumentar el número de casos y la capacidad de testeo, el índice de letalidad se ve descendido. “Las vacunas están teniendo un impacto positivo en la población mayor de 60 años con una reducción en el número de infectados, especialmente en el número de hospitalizaciones en terapia intensiva y en mortalidad”, señaló e hizo hincapié en que la circulación de las nuevas variantes pueden influir de forma negativa en la mortalidad de pacientes jóvenes.

En la misma línea, Luis Camera, médico infectólogo y asesor presidencial, dijo que “se está notando un efecto protector en todas las personas vacunadas mayores de 60 que están requiriendo menor cantidad de camas en terapia y fallecen menos por efecto de la vacunación. En cambio, en la población joven las variantes nuevas tienen predilección (principalmente, Manaos y Andina)”, explicó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario