Información Gral

La Iglesia rechaza el alquiler de vientres

El presidente del Episcopado, José María Arancedo, calificó ayer al alquiler de vientres como "agraviante a la dignidad de las mujeres", al participar de la comisión bicameral que estudia la...

Viernes 24 de Agosto de 2012

El presidente del Episcopado, José María Arancedo, calificó ayer al alquiler de vientres como "agraviante a la dignidad de las mujeres", al participar de la comisión bicameral que estudia la reforma del Código Civil, donde hubo varias exposiciones referidas a la reproducción asistida.

Arancedo, arzobispo de la arquidiócesis de Santa Fe, ratificó muchos de los conceptos vertidos anteayer por la Conferencia Episcopal Argentina en un documento crítico hacia el proyecto de reforma del Código Civil y Comercial, particularmente en lo referido a las técnicas de reproducción asistida.

"La posibilidad del alquiler de vientre es agraviante a la dignidad de las mujeres", sostuvo el obispo, quien advirtió que esta técnica puede ser "fuente de más desigualdad por la explotación de mujeres pobres".

Respecto de la reproducción humana asistida, sostuvo que "no todo lo que es técnicamente posible y deseado en el manejo de la vida es necesariamente ético y respeta su dignidad" y que "existen serias objeciones éticas y jurídicas en torno a la fecundación artificial".

Para Arancedo, "el proyecto no reconoce en absoluto al matrimonio indisoluble caracterizado por el compromiso de fidelidad y de apertura al bien de los hijos, sólo formas débiles e inestables de familia son propuestas y reguladas por el proyecto".

"Preocupa la equiparación casi absoluta entre el matrimonio y las uniones de hecho", agregó el obispo, quien consideró que el matrimonio podría "vaciarse de contenido en desmedro de los propios esposos y del bien superior de los niños y su derecho a crecer y ser educados en el ámbito de una familia estable".

Los diversos aspectos del código referidos a la reproducción asistida fueron tocados también por la mayoría de los 50 expositores invitados, quienes se mostraron a favor de la práctica médica, pero propusieron cambiar el artículo 564, que establece restricciones para que los nacidos por esas técnicas conozcan a los donantes. l (NA)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario