Información Gral

La Iglesia agilizará trámites de la nulidad matrimonial

Los obispos que integran el sínodo de la familia en la Santa Sede coinciden en que se debe evitar "mayores sufrimientos a las parejas"

Viernes 10 de Octubre de 2014

Los obispos que participan del sínodo extraordinario sobre la familia en el Vaticano coinciden en la necesidad de agilizar los procedimientos de nulidad matrimonial como uno de los elementos para evitar mayores sufrimientos a las parejas.

Entre los 191 obispos de los cinco continentes persisten las divergencias sobre algunas cuestiones, como la de permitir los sacramentos a los divorciados católicos que se vuelven a casar, la necesidad de agilizar los trámites para anular el matrimonio parece que es un camino a seguir, según el resumen facilitado ayer por la oficina de prensa del Vaticano de las intervenciones de los "padres sinodales" en este tema, quienes coinciden en "la necesidad de agilizar los procedimientos" de nulidad y de incorporar "laicos más competentes en los tribunales eclesiásticos".

Durante el debate de ayer se expuso que, para los fieles, los largos procesos canónicos para la anulación del matrimonio son a veces "un yugo y no una sanación".

Los obispos destacaron que los católicos que quieren anular sus matrimonios tienen que afrontar viajes larguísimos, por lo que propusieron que ese proceso pueda ser accesible a todos los bolsillos, incluso gratuito, y mucho más breve, ya que en algunos casos se esperan años para recibir una respuesta.

El presidente del Pontificio Consejo para los textos legislativos, el cardenal italiano Francesco Coccopalmerio, quien también forma parte de la comisión de estudio de la nulidad matrimonial que instituyó el Papa Francisco, afirmó que ya ha habido algunas propuestas.

Coccopalmerio explicó que se podría eliminar "la doble sentencia conforme" (los dos grados de juicio necesarios para validar la nulidad), no exigir un jurado colegial, ya que actualmente es necesaria la presencia de tres jueces, y avalar el procedimiento administrativo, en el que sea un obispo quien pueda decidir.

Por otra parte, los portavoces de la oficina de prensa confirmaron ayer las dos líneas que se han creado en el que parece ser el gran debate del sínodo. Una, integrada por los que defienden fuertemente la doctrina, que prohíbe conceder los sacramentos a los casados en segundas nupcias ya que se les considera en pecado por cometer adulterio. En la otra, se insta a ver el problema desde la "clave de la misericordia" y hacer una discernimiento sobre cómo afrontar cada situación específica.

La posición de Coccopalmeiro al respecto es la de "respetar la doctrina, pero tener en cuenta las situaciones concretas" y puso el ejemplo que llevó a la asamblea, el de una mujer católica que aunque sin casarse ha criado a los hijos de su nuevo compañero. "No podemos dejar sola a esta mujer, a estos niños. En estos casos la Iglesia tiene que entender la situación", aseveró.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario