Información Gral

Inglaterra, "muy preocupada" por el bloqueo a barcos que van a Malvinas

La Cancillería británica considera que es "injustificada" la medida punitiva que impulsa el Mercosur. Se pretende impedir el amarre de buques con bandera de las islas en puertos del Cono Sur.

Jueves 22 de Diciembre de 2011

El gobierno de Gran Bretaña se manifestó ayer "muy preocupado" por el proyecto del Mercosur consensuado anteayer por el que se busca impedir que barcos con bandera de Malvinas (y los autorizados por esa bandera a operar en el Atlántico sur) recalen en sus puertos, y advirtió que esa medida no tiene "ninguna justificación".

La Cancillería del Reino Unido emitió un comunicado en el que señaló: "Estamos muy preocupados por este último intento de Argentina para aislar a la población de las islas Falklands (Malvinas) y dañar sus sustentos, que no tiene ninguna justificación".

Al asumir la presidencia pro témpore del bloque del Mercosur, la mandataria Cristina Fernández agradeció anteayer "especialmente el apoyo que han dado a Malvinas" los países vecinos y destacó que "no es una causa argentina, es una causa global porque se nos están llevando recursos petroleros y pesqueros".

La presidenta instó a "pensar que los que tengan la fuerzan los van a ir a buscar (los recursos) donde sea y como sea, y sino pregunten a sobre algunos de los conflictos bélicos que se desarrollan allende fronteras, a qué obedecen".

En el marco de la cumbre del Mercosur que se realiza en Montevideo, el canciller uruguayo, Luis Almagro, explicó que el texto que analizan aprobar los socios apunta a que cuando una nave sea rechazada por un socio del bloque, también lo sea por el resto.

Almagro acotó que la medida busca que "cuando los buques no son admitidos en un país, tampoco sean admitidos en otro".

El presidente uruguayo José Mujica aprovechó la reunión regional para defender la medida al señalar que "no tenemos nada contra Inglaterra, tenemos sí mucho a favor de nuestros vecinos y sobre todo de nuestro pueblo trabajador".

Mujica impulsó hace pocos días la medida de no dar asistencia en los puertos uruguayos a barcos ingleses que vayan hacia el archipiélago del sur, en un gesto solidario con la Argentina por la reivindicación de su soberanía sobre las islas.

Apoyo del Senado. En tanto, el Senado argentino aprobó ayer por unanimidad una declaración manifestando su satisfacción por la decisión de Uruguay de negar el ingreso al país de buques con bandera de las islas Malvinas.

Durante una sesión extraordinaria, el pleno de la Cámara aprobó el proyecto presentado por el senador socialista Rubén Giustiniani (FAP).

Escueta, la declaración aprobada en el recinto, dice: "Saludar la decisión tomada por el gobierno uruguayo de negar el ingreso de buques con bandera de las islas Malvinas".

Ante la posibilidad de que esta prohibición se extienda a todo el Mercosur, el Ministerio de Relaciones Exteriores británico advirtió que "no está inmediatamente claro qué impacto práctico, si alguno, tendrá esta declaración, que refleja el lenguaje ya utilizado por la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) en 2010".

"Estamos discutiendo esto urgentemente con países en la región", añadió la Cancillería.

El texto del gobierno británico advirtió que "nadie debe dudar de nuestra determinación de proteger el derecho de los habitantes de las Falklands a determinar su propio futuro político".

La declaración del Mercosur aseguró que los países integrantes del bloque adoptarán "todas las medidas susceptibles de ser reglamentadas para impedir el ingreso a sus puertos de los buques que enarbolen la bandera ilegal de las islas Malvinas".

La resolución surgió a raíz de un conflicto con Uruguay ocurrido en los últimos días con un barco pesquero español que había parado en Montevideo, pero que al salir de aguas del país vecino fueron interceptadas por un guardacostas argentino.

Según relata el diario el Observador de Montevideo en su edición de anteayer, la nave europea tuvo que seguir su viaje custodiada desde el aire por un avión de la marina del país vecino.

La medida de Uruguay, que significó una muestra de "solidaridad" con Argentina en su reclamo de soberanía sobre las islas, le valió una convocatoria de su embajador al Foreign Office para brindar explicaciones por la decisión.

Aconsejan “mandar submarinos nucleares”

Tras la decisión del Mercosur de prohibir el arribo a sus puertos de barcos de bandera de Malvinas, un ex jefe máximo de la Fuerza Naval, opinó que su país debería enviar submarinos nucleares a las islas. Lord West, quien fuera comandante de la fragata HMS Ardent durante la guerra de Malvinas, calificó de “agresiva” la decisión del bloque de países del Mercosur en respaldo de la posición Argentina sobre la soberanía del archipiélago.
  “En lugar de intentar resolver las diferencias de forma madura y mejorar la relación con los isleños, (los países del Mercosur) están empeorando las cosas y poniéndose muy confrontativos”, dijo ayer al The London Evening Standard.
  El golpe real de la medida afecta a los pesqueros. La mayoría de los pescadores con bandera de Malvinas son fletados por sociedades con sede en las islas, fundadas bajo leyes británicas, aunque generalmente con el aporte de capital español.
  Según Jaime Rodrigo de Larrucea, profesor de Derecho Marítimo de la Universidad Politécnica de Cataluña (Barcelona), la adopción de la bandera de Malvinas va más allá de las típicas ventajas fiscales y económicas.
  “Pabellones de conveniencia hay muchos. Los que adoptan la bandera de Malvinas es para acceder a los caladeros más ricos”, señaló.
  La flota española en las Malvinas es de unos 40 barcos, de los que la mitad opera bajo bandera del archipiélago atlántico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario