Información General

Guadalupe: el femicida intentó matarse de nuevo y está grave

El asesino estaba internado por las heridas autoinfligidas la noche del crimen. Se quiso ahorcar con una sonda

Jueves 25 de Febrero de 2021

Bautista Quintriqueo (32), el asesino de la joven Guadalupe Curual (21), fue trasladado a San Martín de los Andes desde el hospital local de La Angostura en estado crítico después de un segundo intento de suicidio. El hombre habría intentado ahorcarse con la sonda conectada a su brazo cuando se encontraba solo en una habitación del hospital local de La Angostura.

Al ingresar personal de salud para un control lo encontró inconsciente. Es el segundo intento de suicidio del femicida, ya que al momento de asesinar a Guadalupe se infliglió una herida en el estómago con el mismo cuchillo con el que asesinó a su joven víctima. El intento no fue fatal pero ocasionó daños graves a la salud del detenido. Después de su estabilización, el femicida fue llevado a la Clínica Roca de San Martín de los Andes y luego al Hospital Ramón Carrillo de la misma localidad.

La escena de su ingreso lo mostró entubado, fuertemente atado a una camilla y con apósitos en la parte del vientre, producto de su autolesión luego de matar a Guadalupe. Lo último que se supo de su condición es que se mantenía en estado crítico. A su arribo al hospital lo esperaba un grupo de mujeres que golpearon la ambulancia con puños y patadas entre gritos de furia. Quintriqueo asesinó a Guadalupe de un cuchillazo el martes por la noche, luego de permanecer dos días amenazándola. La atacó en pleno centro de la villa. Después fue reducido por dos policías de civil.

El perpetrador tenía al menos 5 denuncias judiciales en su haber de parte de la joven por violencia y amenazas, y había contra él una orden perimetral. También se supo que Quintriqueo había tenido denuncias por violencia de parte de sus dos anteriores parejas. El hombre integra una familia dedicada a las tareas rurales, es músico y empleado del municipio local. Guadalupe vivía con su hija de un año y su amiga Lucía, y trabajaba en una panadería local.

Lucía Navarro dio un extenso reportaje al diario Clarín, en el que da detalles de mucho valor para la causa, pero que sobre todo evidencian el estado de total indefensión de la víctima. Unas ocho horas antes de que Bautista Quintriqueo asesinara a Guadalupe Curual de una cuchillada, habló conLucía y le anticipó lo que iba a hacer. “Bautista ese día apareció por casa y me dijo que la iba a matar, me adelantó todo lo que iba a hacer. Yo le mandé un mensaje a Guadalupe, que me llamara urgente en cuanto llegara, porque ella andaba en Traful con este chico (su nuevo novio) con el cual se estaban conociendo. Ella me llamó como a las nueve y media, en cuanto entró a La Angostura, estaba en la (estación de) YPF, y le dije te va a matar”, cuenta Lucía.

Desde aquel momento Lucía inició una infructuosa carrera por salvar a su amiga. No lo consiguió. Rompe en llanto al recordar los sueños que compartían juntas. Dos jóvenes de 20, con hijos pequeños las dos, de los cuales eran completamente responsables, queriendo comenzar de nuevo bajo la sombra de dos hombres violentos. Porque Lucía también padece las amenazas y acosos de un ex novio. Saúl Mellado y Bautista Quintriqueo “andaban juntos desde hace varios días, se habían transformado en amigos. Estaban muy locos. No sé si estaban tomando algo o qué. Se daban manija los dos y nos mandaban mensajes diciendo que nos iban a matar a Guadalupe y a mí”, relata la joven. “Los dos andaban locos, pero él (Bautista) estaba muy loco, todo nervioso. No quería que Guadalupe ande con nadie. Ninguno de los dos quería que estuviéramos con otra persona”, relata Lucía.

Días atrás, Quintriqueo le envío un mensaje a Lucía. La joven cuidaba habitualmente de la hija de Guadalupe, por lo que el “ex” de su amiga tenía acceso a su celular. Guadalupe lo tenía bloqueado. “El no podía acercársele —tenía una perimetral dispuesta por la Justicia— pero lo hacía todo el tiempo. De hecho a fines de enero, Quintriqueo fue a la casa de Guadalupe y la enfrentó cuando salía con la nena en un carrito. La insultó, la tiró al suelo y la golpeó”. Al parecer, este doble delito, violación de la perimetral y causarle lesiones a la víctima, no tuvieron consecuencias para el agresor.

“Ya sé que anda con un milico y vos sabes todo, me dijo. Yo le respondí: Vos resolvé tus cosas y ella puede salir con quién quiera”, cuenta Lucía. Pero la joven cortó la charla con Clarín en ese punto. “Yo sabía que podía ponerse violento”, recuerda.

Mellado, el ex novio de Lucía, también la amenazaba desde hace años. “He venido sufriendo amenazas de muerte desde hace años. No les daba bola ya. Pero son 3 años con amenazas y una nena a cargo, sola”, explica Lucía.  “Ahora hice la denuncia de violencia de género en la comisaría de mí barrio. Me entregaron un botón de pánico”, detalla. Mellado estuvo “fugado” durante un día después del asesinato de Guadalupe. Aunque no está imputado de ningún delito, los investigadores querrán saber si sabía con precisión cómo iba a matar Quintriqueo a Guadalupe y si lo planificaron juntos, según fuentes locales.

Guadalupe “estaba conociendo a este chico (el nuevo novio de Guadalupe) que es policía y decía que era un buen pibe y que él estaba enganchado. Un chico derecho. Ella lo quería”, dice Lucía.

El martes, alrededor de las 22, Guadalupe estaba en su auto con el joven y su hija. Acababan de llegar desde Traful. Quintriqueo los seguía en otro vehículo. Cuando estacionaron en la zona donde está el cuartel de los bomberos voluntarios, Quintriqueo se acercó y tuvo una discusión con el novio de ella, para después a atacarlo con el cuchillo. Lo hirió en los brazos, el pecho y en un ojo. Está internado en Bariloche y podría perder la visión de uno de sus ojos y algunos dedos. Entonces, Guadalupe corrió, en un intento por desviar la atención de Quintriqueo de su novio herido. A los 150 metros, el violento la alcanzó y la asesinó.

“Planificamos juntar plata y viajar, ir a villa Llanquin, donde está el padre, y nos íbamos a ir las 4. Y mañana vamos a ir a enterrarla a ese mismo lugar”, dice Lucía.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario