Información Gral

El Vaticano negó obstaculizar la beatificación de monseñor Romero

El cardenal portugués José Saraiva Martins, prefecto de la congregación para la Causa de los Santos, negó ayer que el Vaticano quiera obstaculizar la beatificación de monseñor salvadoreño Oscar Arnulfo Romero, asesinado en 1980 mientras oficiaba misa. “No hay ninguna voluntad de obstaculizar su beatificación”, aseguró el purpurado...

Martes 19 de Febrero de 2008

El cardenal portugués José Saraiva Martins, prefecto de la congregación para la Causa de los Santos, negó ayer que el Vaticano quiera obstaculizar la beatificación de monseñor salvadoreño Oscar Arnulfo Romero, asesinado en 1980 mientras oficiaba misa.
  “No hay ninguna voluntad de obstaculizar su beatificación”, aseguró el purpurado al ser interrogado sobre el largo proceso de beatificación del religioso centroamericano, símbolo de la justicia social en esa región del mundo.
  Monseñor Romero fue asesinado por un francotirador de los escuadrones de la muerte el 24 de marzo de 1980, mientras oficiaba una misa en la capilla de un hospital para cancerosos de San Salvador.
  La causa de beatificación del salvadoreño, que tomó la Iglesia desde 1996, “sigue su curso normal, aún hay que estudiar documentos”, explicó Saraiva Martins. “Tenemos que tener la absoluta certeza de que se trató de un martirio”, precisó el prefecto.
Largo estudio. Para el purpurado, en procesos de beatificación por martirio se debe determinar claramente si el candidato murió por “odio a la fe”. Indicó que “en muchos casos puede tratarse de cuestiones políticas, sociales. Hay que llegar al fondo del asunto. Por eso el estudio es largo”.
  En tanto, los jesuitas llevan años mostrando su sorpresa por el retraso que padece la beatificación de Romero, y afirman que murió como “mártir para no callar las exigencias sociales del Evangelio”.
  El asesinato de Romero (1917-1980), arzobispo de San Salvador de 1977 a 1980, precipitó una cruenta guerra civil.
  Muchos sostienen que su proceso de beatificación fue bloqueado por el poderoso lobby latinoamericano aliado con sectores de la curia romana para evitar el reconocimiento a un religioso comprometido con la justicia social.
  Fue un ferviente defensor de los pobres y denunció violaciones a los derechos humanos de parte del gobierno. En homilías y escritos se identificó con la teología de la liberación, rechazada por la Iglesia.
Más rigor. También ayer el Vaticano instó a los obispos, responsables de iniciar los procesos de beatificación y canonización, a ser más rigurosos, precavidos y objetivos en sus análisis de los candidatos y la valoración de los supuestos milagros.
  La instrucción “Sanctorum Mater” fue aprobada por el Papa Benedicto XVI. “Cerciorarse de la calificación de beato o mártir es un requisito indispensable para iniciar un proceso”, dijo Saraiva Martins.
  Juan Pablo II realizó 1.340 beatificaciones y 500 canonizaciones. En tanto, el Pontífice Benedicto XVI ya registró 577 nombres de futuros beatos, un tercio de los que inscribió Karol Wojtyla.  (DPA y AP)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario