Información Gral

"El Vaticano agita otro escándalo para tapar mis revelaciones", aseguró periodista

Emiliano Fittipaldi habló de las filtraciones de documentos en las que están implicados el sacerdote español Lucio Angel Vallejo Balda y la experta en relaciones públicas Francesca Chaouqui.

Sábado 12 de Diciembre de 2015

El periodista italiano Emiliano Fittipaldi, autor de “Avaricia”, un libro de investigación y denuncia sobre la gestión de las finanzas vaticanas, afirmó que la Santa Sede “ha construido otro escándalo para no hablar de mis denuncias”.

   Lo dijo en referencia a las filtraciones de documentos en las que están implicados el sacerdote español Lucio Angel Vallejo Balda y la experta en relaciones públicas Francesca Chaouqui, empleados del Vaticano y miembros de la comisión investigadora que debía vigilar a los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede.

   El caso de Vallejo Balda y Chaouqui lleva semanas copando los titulares y ha derivado en numerosas informaciones paralelas en torno a un supuesto escándalo sexual entre ambos.

   Fittipaldi, periodista de investigación del diario “L’Espresso”, presentó ayer su libro en Madrid (España) poco antes de su desembarco en América Latina, obra que se ha convertido en un verdadero suceso. “Avaricia” ha vendido ya 100.000 ejemplares en Italia, y después de España desembarcará en México, Argentina y otros países de América Latina.

   “Italia, América Latina y España son los lugares donde los fieles dan más dinero al Vaticano para el bolo de San Pedro”, dijo en referencia a la donación que hacen los fieles de unos 80 millones de euros cada año para ayudar a los pobres, que el autor asegura se acumulan en secreto en una cuenta que el IOR y la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (Apsa) han invertido en mercados.

   El periodista afirmó que “ningún documento” en los que se basó “ha sido obtenido ilegalmente” de los despachos de la Santa Sede. “Mi libro no habla de fe, no es un libro contra la Iglesia verdadera que ayuda a los pobres, sino contra una parte de la curia que no hace lo que promete y que considera al Papa un enemigo por su deseo reformista”, contó el autor.

   El escritor traza en su obra, basada en documentos internos y en información de numerosas fuentes italianas y vaticanas, un mapa de las finanzas de la Santa Sede y de su gestión, para denunciar las mentiras de la propaganda vaticana y otras irregularidades.

   Por “Avaricia” está siendo juzgado ante un tribunal vaticano acusado de divulgación de noticias reservadas contra el interés nacional, una ley aprobada por el Papa Francisco en 2013 para evitar un nuevo “Vatileaks”, como se bautizó el primer escándalo de filtración de documentos vaticanos.

   Sin embargo, Fittipaldi considera que aquel caso fue muy diferente, porque revelaba cuestiones personales y asuntos privados en base a documentos robados del despacho del Papa.

   Fittipaldi está acusado de difundir información confidencial en connivencia con Luigi Nuzzi, que publicó al mismo tiempo su libro “Via Crucis”, en el que también denuncia el dispendio. Una pausa. Ayer se supo que el juicio que el Vaticano sigue adelante quedará suspendido por “dos meses” debido a “razones técnicas”.

    “Pausa en el proceso de al menos dos meses”, escribió en Twitter el periodista Nuzzi, uno de los acusados. Luego, el portavoz papal Federico Lombardi confirmó a periodistas acreditados en la Santa Sede la suspensión “por razones técnicas”.

    “Son los tiempos lógicos para el trabajo de los peritos” que deben analizar computadoras y celulares de los involucrados, agregó Lombardi.

    La última audiencia del juicio había sido el lunes, cuando la Justicia de la Santa Sede aceptó el pedido de la defensa de Chaouqui, para que el secretario de Estado Pietro Parolin sea citado a declarar como testigo junto al también cardenal Santos Abril y Castelló.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS