Información Gral

El Papa pidió consuelo para los pobres y fin a las guerras en la misa de Nochebuena

El Papa Benedicto XVI dijo hoy que espera que la Navidad lleve consuelo a los que viven en la pobreza, la injusticia y la guerra, en tanto apeló a la búsqueda de soluciones justas en los conflictos de Irak, Tierra Santa, Afganistán y Africa.

Martes 25 de Diciembre de 2007

Ciudad del Vaticano.- El Papa Benedicto XVI dijo hoy que espera que la Navidad lleve consuelo a los que viven en la pobreza, la injusticia y la guerra, en tanto apeló a la búsqueda de soluciones justas en los conflictos de Irak, Tierra Santa, Afganistán y Africa.

En su mensaje del Día de Navidad “Urbi et Orbi” (a la ciudad y al mundo), el Pontífice también urgió a las sociedades modernas a aceptar la luz de Jesucristo y advirtió que muchas tragedias humanas se originan por catástrofes medioambientales.

“Deseo que estas Navidades sean verdaderamente para todas las gentes un día de alegría, esperanza y paz”, dijo en su discurso desde el balcón central de la Basílica de San Pedro ante decenas de miles de personas.

El sermón fue transmitido en directo a unos 57 países. Luego de eso, el Papa leyó los saludos navideños en 63 lenguas.

Uno de los nuevos lenguajes utilizados este año fue el guaraní.

“Deseo que la luz de Cristo, que viene a iluminar a todo ser humano, brille de aquí en adelante y lleve consuelo a aquellos que viven en la oscuridad de la pobreza, la injusticia y la guerra”, destacó.

La Navidad debería llevar esperanza a los que “aún se les niega sus legítimos anhelos de una existencia más segura, de salud, educación, empleo estable, y una completa participación en las responsabilidades civiles y políticas, libres de la opresión y protegidos de las condiciones que ofenden a la dignidad humana”, remarcó.

El Papa, en la tercera Navidad de su ministerio, agregó que: “Las víctimas de sangrientos conflictos armados, del terrorismo y de todo tipo de violencia, que causan sufrimientos inauditos a poblaciones enteras, son especialmente las categorías más vulnerables, los niños, las mujeres y los ancianos”.

Benedicto XVI también remarcó sobre las grandes amenazas que afronta el mundo actual.

“Las tensiones étnicas, religiosas y políticas, la inestabilidad, la rivalidad, los desacuerdos, y todas las formas de injusticia y discriminación están destruyendo el tejido interno de muchos países y enturbiando las relaciones internacionales”, sostuvo.

Medio ambiente

Benedicto XVI, de 80 años, hizo otra apelación para la protección medioambiental, diciendo que el número de emigrantes, refugiados y evacuados “está también aumentando por la frecuencia de los desastres naturales, a menudo causados por alarmantes convulsiones ambientales”.

Previamente, el Papa celebró la entrada de los 1.100 millones de católicos en la Navidad con una misa del Gallo masiva en la que instó a los fieles a hacerse un tiempo y un espacio para Dios, para los necesitados y para quienes sufren.

Benedicto XVI celebró una misa ante 10.000 personas en la Basílica de San Pedro, en una noche fría.

El Pontífice habló en su sermón sobre el significado del nacimiento de Jesús.
Benedicto XVI dijo que el hecho de que Jesús haya nacido en un pesebre porque no había lugar para María y José en Belén tenía un paralelo en la modernidad.

“De alguna forma, la humanidad está esperando a Dios, esperando que se acerque. Pero cuando el momento llega, no hay lugar para él”, dijo el Papa.

“El hombre está tan preocupado en sí mismo, tiene una necesidad tan urgente de dedicar todo el espacio y todo el tiempo a sus cosas, que no queda nada más para el resto, para su vecino, para el pobre, para Dios”, agregó.

El espíritu de la Navidad, dijo el Papa, debería hacer a todos reconocer la oscuridad del mundo en la que mucha gente se encierra en sí misma porque no quiere recibir a Dios o su mensaje.(Reuters)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario