Información Gral

Desde el Vaticano le dan impulso a la causa de la canonización de Angelelli

El religioso es considerado mártir de la Iglesia al igual que los sacerdotes Gabriel Longueville y Carlos Murias. Los tres fueron asesinados en 1976

Viernes 10 de Marzo de 2017

El Vaticano retomó el análisis de la causa de canonización del obispo Enrique Angelelli, asesinado en La Rioja en 1976 durante la última dictadura militar.

De acuerdo a información dada a conocer ayer por el diario italiano La Stampa, la causa de beatificación de Angelelli está siendo estudiada junto con la de los sacerdotes Gabriel Longueville y Carlos Murias (asesinados el 22 de julio de 1976), y el laico Wenceslao Pedernera (ultimado el 26 de ese mes), quienes fueron torturados y asesinados semanas antes en la misma provincia, indicó la agencia AFP.

El proceso para la canonización de Angelelli como mártir de la Iglesia se inició en 2015 y la parte que atañe su vida en la Argentina se cerró en octubre del 2016.

Antes de ser elegido pontífice en 2013, el entonces arzobispo de Buenos Aires Jorge Mario Bergoglio aseguró que Angelelli fue un mártir de la Iglesia "al dar la propia vida por sus ovejas".

El proceso que sigue el Vaticano tiene algunas similitudes con el de monseñor Oscar Arnulfo Romero, quien fue asesinado por un francotirador el lunes 24 de marzo de 1980 cuando oficiaba una misa en la colonia Miramonte de San Salvador. Fue beatificado el 23 de mayo de 2015.

, El 4 de agosto de 1976, el obispo de La Rioja, Enrique Angelelli, murió cerca de Chilecito, en medio de un hecho presentado como un accidente de tránsito a pesar de que el cadáver mostraba numerosas señales, como si hubiera sido torturado. Recién 38 años después del episodio, en 2014, se esclareció como un homicidio, lo cual sólo permitió condenar a dos de los cincos acusados, los represores Luciano Benjamín Menéndez y Luis Estrella, ya que los otros tres imputados en la causa, Jorge Harguindeuy, Jorge Rafael Videla y Juan Carlos Romero fallecieron antes.

El día de su muerte, Angelelli viajaba acompañado por el sacerdote Arturo Pinto a bordo de un vehículo que terminó volcando tras haber sido encerrado por dos vehículos, según las investigaciones.

Durante el juicio, Pinto recordó que "nosotros viajábamos en una camioneta Fiat 125 Multicarga, la cual manejaba Angelelli, y a la altura de Punta de los Llanos (100 kilómetros al sur de la capital) un vehículo de color blanco o claro, nos encerró por delante de la camioneta, lo que provocó que la misma saliera de la ruta y volcara".

"Por el vuelco, por comentarios que tuve después, Angelelli salió despedido y yo quedé dentro del vehículo inconsciente, recuperando el conocimiento días después, cuando era trasladado hacia la ciudad de Córdoba en ambulancia para una mejor atención" añadió.

Al ser consultado por el motivo de la mala relación entre el obispo y los integrantes de la ex base aérea El Chamical, Pinto recordó que "durante una misa y en plena homilía de monseñor Angelelli, éste fue interrumpido por el titular de la base, Lázaro Aguirre, quien le señaló que no estaba de acuerdo con lo vertido en la misma, por lo que debía retractarse. Y al no obtener respuesta favorable, Aguirre se retiró del lugar muy molesto".

El día de su muerte Angelelli se dirigía desde El Chamical a La Rioja para ver a un enviado del Episcopado y con varias carpetas donde reunía pruebas de los asesinatos de los curas Carlos Murias y Gabriel Longueville y de un laico muy cercano a él, Wenceslao Pedernera, a manos de las bandas paramilitares de la época.

Luis Liberti, un experto de la causa de beatificación del fallecido obispo de La Rioja, afirma que no quedan dudas de que el asesinato del religioso respondió a una trama política. "Pobladores de la zona recuerdan que Angelelli, mientras investigaba el asesinato de los dos sacerdotes de Chamical, dijo que estaba convencido de que se trataba de un proceso en espiral, una espiral que terminaría con su asesinato. Y así, de hecho sucedió, el mismo día que había llegado a la conclusión de la investigación".

"Sólo ahora, después de 40 años, se puede empezar a hablar y escribir sobre el tema. Con el proceso de Angelelli, en La Rioja ha ocurrido exactamente lo mismo. Hay estudios sociológicos e investigaciones históricas que demuestran que esa provincia ha sido la más perseguida durante la dictadura debido al obispo. Quien era vinculado a Angelelli era capturado, encarcelado o asesinado", señaló.

"La dura represión que tuvo lugar poco después creó un clima de miedo que ha afectado no sólo a personas relacionadas con Angelelli, sino también a sus familias. Ahora la gente puede decir esto. Su sucesor, el obispo Bernardo Witte, inició una demanda eclesial «precaria» que no pudo completar debido a que no contaba con el apoyo y las herramientas necesarias que la Iglesia brindó luego con monseñor Carmelo Giaquinta y Jorge Mario Bergoglio, quien como presidente de la Conferencia Episcopal Argentina puso en marcha una investigación eclesiástica", señaló Liberti.

educación y derechos

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS