Información Gral

Asesinaron a un niño de 12 años y escondieron su cadáver dentro de una heladera

El chico estaba desaparecido desde hacía una semana y fue hallado en estado de descomposición. La mamá y su pareja fueron detenidos por la policía de San Juan que investiga el fatídico hecho.

Sábado 08 de Diciembre de 2012

Un chico de 12 años que permanecía desaparecido desde el sábado pasado en la localidad de Santa Lucía, perteneciente al Gran San Juan, fue hallado sin vida dentro de una vieja heladera, a 60 metros de su casa, y los investigadores ordenaron detener a su madre y a la pareja de ésta bajo la firme presunción de que el chico fue asesinado.

El cuerpo del nene —llamado Ariel Tapia— apareció en estado de putrefacción y semi desnudo, dentro de la heladera ubicada en un predio ocupado con escombros y chatarra.

El macabro hallazgo ocurrió en la noche del jueves. De inmediato fue considerado un crimen por lo que la jueza en lo correccional Mónica Lucero, quien llevaba adelante la causa hasta ese momento, resolvió pasarla al juez de instrucción Benito Ortiz.

El magistrado ordenó enseguida apresar a la mamá del niño, Alejandra Silva, de 35 años, y también a su pareja, Franco Sifuentes, de 22, hasta definir si tienen o no alguna vinculación con el homicidio.

"Ordené el arresto de varias personas cercanas al lugar del hallazgo y de sus familiares directos", dijo el juez Ortiz.

Señaló que "se trabaja en la peor de las hipótesis", la del homicidio, pese a que todavía no se pudo hacer la autopsia.

Explicó que el estudio forense podría realizarse hoy ya que "lo ideal es darle al cuerpo unas 48 horas de frío".

Hasta la hora del hallazgo los policías habían intentado en vano dar con Ariel en sucesivos allanamientos realizados en la casa de un vecino de Villa Angelita, donde vivía el chico, en la Villa San Pablo y el barrio Roque Sáenz Peña, todos en la localidad sanjuanina de Santa Lucía.

Finalmente, los policías de la seccional 29 llegaron hasta el predio donde está la heladera.

En dicha comisaría aseguraron que arribaron con el propósito de rastrillar, aunque otras versiones policiales indican que hubo un llamado anónimo alertándolos sobre la presencia del cuerpo.

Cuando la novedad del hallazgo trascendió, los familiares directos del chico y vecinos se agolparon con intenciones de ingresar a ese predio, ubicado en las calles Derqui y Buenos Aires, pegado a la denominada Villa Angelita.

Allí se produjeron los primeros disturbios, con piedras arrojadas a los uniformados, porque les impidieron el paso para preservar la escena del crimen.

Forense. El médico forense encargado de la autopsia será quien establecerá cómo fue la mecánica de la muerte del chico. Su dictamen aportará las pistas que los investigadores están necesitando.

Los pesquisas sospechan que pudo ser estrangulado o asfixiado porque, a simple vista, no se le notaban lesiones externas. Aunque el estado de descomposición del cadáver las podría haber estado ocultando de las primeras miradas.

La autopsia permitirá también saber si el chico fue víctima o no de un ataque sexual previo al crimen, una hipótesis que no era descartada por la policía.

"Estamos totalmente conmovidos. Realmente todo el gobierno provincial está conmovido", dijo el ministro de Gobierno sanjuanino, Adrián Cuevas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS