Información Gral

A un año de su pontificado, el Papa pidió: "Recen por mí"

Bergoglio mostró en su primer año de pontificado su compromiso con los más pobres y desprotegidos, promovió el diálogo y encaró la reforma a las estructuras eclesiásticas.

Jueves 13 de Marzo de 2014

Jorge Bergoglio mostró en su primer año de pontificado su compromiso con la causa de los más  pobres, migrantes y desprotegidos, promovió el diálogo ecuménico e  interreligioso, encaró la reforma a las estructuras de la Curia Romana  y se convirtió en un artífice de la paz mundial.

El 13 de marzo de 2013 el cardenal Jean Louis Taurán anunció que “habemus papam” y "es el cardenal argentino Jorge Bergoglio", quien  aparece en la logia de la basílica de San Pedro tras ser elegido  por el cónclave. Adopta el nombre Francisco.

En su primer aniversario de papado el Papa de las redes sociales pidió en su cuenta de Twitter a los fieles del mundo que oren por su tarea:

“Yo definiría a Francisco como el Papa de la primera vez: la primera vez de un jesuita, la primera vez de un latinoamericano, la primera vez que un Papa no vive en el Vaticano”, dispara Francesca Ambrogetti, autora de 'El Papa Francisco. Conversaciones con Jorge Bergoglio', en una entrevista con Terra Argentina. Y también, cuenta la periodista italiana, es la primera vez que hacen una revista sobre un Papa: “Se va a llamar Il mio Papa (Mi Papa) y va a tener información sobre su agenda, qué va a hacer, dónde va a ir, dónde lo pueden ver por TV, promete notas y fotos sobre su vida cotidiana y los cambios en el pontificado”.

A la hora de hacer un balance de este primer año de papado, que se cumple hoy, Ambrogetti sostiene que fue muy fructífero: “Encaró todo aquello que se esperaba: encaminó la reforma de la curia, encaminó la reforma económica, dio un paso importantísimo en la colegialidad de la Iglesia, con la creación del grupo de ocho cardenales que designó para reformar la Curia Romana”.

“Francisco siempre sostuvo que quería una Iglesia que saliera al encuentro con la gente, que no fuera autorreferencial, que no se encerrara en sí misma sino que fuera evangelizadora. Hizo un llamado en este sentido y hoy tenemos una Iglesia diferente”, asegura Ambrogetti y recuerda la definición del sacerdote jesuita Juan Carlos Scannone, quien asegura que lo que realizó Francisco más que una revolución cultural es una revolución de la ternura. “Esas dos palabras, revolución y ternura, -asegura Ambrogetti- encierran la manera que el Papa tiene de aproximarse. No es sólo su mensaje sino la manera de expresarlo. El cómo potencia el qué. Y a eso se suma la recepción que tiene ese mensaje”. A lo que se refiere la autora de El Papa Francisco.

Conversaciones con Jorge Bergoglio es al alcance que tiene aún entre los no creyentes: “Hay un eco de sus palabras, increíble, impensado. No podía pensarse que un Papa tuviera esta llegada y generara esta admiración incluso entre la gente alejada de la Iglesia. Suscita admiración y cariño en todo el mundo”. Al respecto, la periodista italiana asegura que este Papa hizo que aumentaran los fieles: “Tanto argentinos como italianos me han dicho que con este Papa no les queda más remedio que volver a la Iglesia, jóvenes que nunca habían ido a la plaza (San Pedro) están yendo, la plaza está repleta. Comerciantes de la Vía della Conciliazione me han dicho que tanto las ventas como el movimiento de gente se multiplicó por diez desde que Francisco es Papa”.

Si bien Ambrogetti reconoce que Francisco se ha enfrentado con trabas como puede ser la burocracia vaticana, asegura que esto no lo va a detener ni frenar su accionar y su idea de Iglesia. Asimismo, sostiene que el Papa tiene muy en cuenta tanto la necesidad de cambio como la historia: “Se fija mucho en los extremos de las edades, en los ancianos que mantienen la tradición y en los jóvenes que son los que avanzan. Él sostiene que hay que avanzar con una pierna en la zona de riesgo y mantener la otra en la zona de seguridad y que cuando la que está en la zona de riesgo se afirma, recién ahí dar el paso. Hay que avanzar pero sin dar saltos al vacío”. Para la periodista una de las definiciones más importantes que hizo Francisco es que "una Iglesia que no avanza se derrumba como un castillo de arena”.

Un Papa de los medios y las redes

Francisco se convirtió en apenas un año en un comunicador directo, carismático y de gran  impacto en los medios del mundo, con un promedio de 50.000 menciones  diarias en la prensa gráfica y los sitios digitales.

El pontífice argentino logró transmitir su mensaje de igual modo ante una multitud de personas, en 140 caracteres a través de  Twitter, en cartas a personas que sufren necesidad, en llamados  telefónicos inesperados, en homilías breves o en entrevistas  periodísticas.

Francisco no necesitó intermediarios, ni quien lo interprete. Fue él quien informó y transmitió qué piensa, qué Iglesia  pretende, cuáles son sus prioridades pastorales. Y no le rehuyó a temas  urticantes y sensibles como celibato, aborto, gays, divorciados,  reformas, interna eclesiástica.

Llamó la atención, sin embargo, que Jorge Bergoglio, un purpurado parco, que casi ni hablaba con los medios y hasta se lo tildó de “perifóbico” en Buenos Aires, se haya transformado en un  predicador mediático, editor desde el púlpito y usina frecuente de los  títulos de tapa de los principales medios del mundo.

El cambio de formas también modificó el trabajo del vocero de la Santa Sede, el sacerdote Federico Lombardi.

“El Papa ha hablado de manera tan intensa que yo en realidad he podido, por suerte, estar completamente en la sombra, frente al  que es el protagonista”, dijo el portavoz vaticano.

La imagen del Papa tuvo también una alta repercusión y fue tapa de numerosos diarios y revistas. Time, The Yorker, Wall Strett  Journal, Le Monde, y hasta la publicación emblema del rock Rolling  Stone, le dedicaron artículos elogiosos o lo eligieron como  personalidad del año.

Francisco ya tiene, además, más impacto que Barack Obama con sus mensajes en la web y sus tuits se comparten el triple que los  del presidente de Estados Unidos.

El impacto digital de Francisco sorprende: 49 millones, entre redes sociales, portales de noticias y sitios de Internet.

La cuenta de Twitter en español @Pontifex_es superó el 4 de marzo los 5 millones de seguidores, un cifra que representa el 42%  de los 12 millones de followers que tiene en el total de las  cuentas en nueve idiomas.

Desde su primer tuit el 17 de marzo de 2013, el Santo Padre escribió 280 tuits en español. 

Según estimaciones del Vaticano, más de 60 millones de personas reciben los mensajes del Papa gracias a los retuits de los  seguidores. Ante este éxito en la red social, el Vaticano evalúa abrir en breve una página en Facebook, a fin de postear mensajes y  oraciones del pontífice argentino.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario