Escenario

El regreso de "Octaedro"

Así se refirió la directora Carla Saccani a su obra "Octaedro", que reestrena hoy, en La Sonrisa de Beckett (Entre Ríos 1051).

Sábado 18 de Agosto de 2018

"Esta es una puesta más física y más sexual que la del año pasado. Si bien el texto de las escenas se mantuvo inalterado, este año y con este nuevo elenco, pudimos encontrarle otras versiones a las situaciones y a los conflictos". Así se refirió la directora Carla Saccani a su obra "Octaedro", que reestrena hoy, en La Sonrisa de Beckett (Entre Ríos 1051). Por la singularidad de una obra que tiene una duración de cinco horas divididas en dos episodios con un intervalo, la pieza se verá en los siguientes días y horarios: hoy y el sábado 25, el primer capítulo, a las 20, y el segundo, a las 22.30, en tanto que en septiembre las funciones continuarán los domingos a partir de las 17.

Octaedro hace referencia al nombre de un barrio popular de Rosario en el que conviven el narcotraficante más importante de Latinoamérica, su hermana travesti y su esposa que lidera una iglesia adoradora de los gatos, todos atravesados por una red de conspiraciones durante una campaña electoral. "Con «Octaedro» me inventé una religión propia que es La Mansión del Señor, una agrupación política depositaria de todo lo que me parece que no le conviene al campo popular y una banda de delincuentes, me inventé mi propio Pablo Escobar. No sé si podría inventar algo que no sea en sí mismo un cruce", explicó la directora sobre una pieza en la que "hay comedia pura, tragicomedia, mucha acción, momentos de drama y algunas pinceladas de tragedia al estilo clásico, resonancias de algunos íconos de la cultura general como Medea, como Caín y Abel, como la resurrección de Cristo y hay intrigas y traiciones de todo tipo", recordó la directora.

Sobre esta reposición dijo que el tiempo y el elenco renovado le aportaron nuevos matices a la pieza. "Como directora me siento más afianzada a medida que pasan los años y a mis propios textos, a través del cuerpo de otros actores, les encuentro otros matices. Me pasó también con la segunda versión que hice el año pasado de la obra «Amarás a tu padre por sobre todas las cosas», que me resultó más efectivo que el primer montaje. Me divierto mucho escribiendo y en las distintas versiones de los espectáculos le voy encontrando diferentes capas de lectura a mi propia dramaturgia. Aparte, al pasar más tiempo entre el cierre de una escritura y el momento de ensayos puedo volver al material con mayor distancia y dejarlo más libre al juego de los actores y no estar tan apegada a que las cosas se digan exactamente como las escribí. En concreto, esta es una versión más libre, donde hubo más juego en el proceso de ensayo. Y con el elenco de este año encaramos la reposición sabiendo que la prueba de las cinco horas estaba superada, que el público de nuestra ciudad acepta y espera desafíos como éste", completó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario