Escenario

Clásicos y poemas para cerrar el ciclo de música del ECU

La pianista Ana María Cué dará un recital en la sala del ex Banco Nación, dependiente de la UNR, con un variado repertorio.

Miércoles 06 de Noviembre de 2013

La pianista rosarina Ana María Cué cerrará el ciclo "El piano y su música 2013", en el Espacio Cultural Universitario (ECU, San Martín 750), mañana a las 19.30, con entrada gratis. El repertorio incluye obras de Alexander Skriabin, Frederic Chopin, Johannes Brahms y Robert Schumann. El recital se completará con poemas de suyos publicados en su libro "Visiones fugitivas".

"Estoy feliz de que Marta Varela (directora del ECU), me haya invitado a cerrar este ciclo y ha hecho de este espacio un querido lugar para todos los rosarinos", consideró la pianista local reconocida en Argentina y en el exterior.

El concierto, explicó Cué, está articulado en torno a sus dos pasiones, el piano y la poesía. "Desde muy chica que toco el piano, mi madre me mandaba a estudiar y me encantaba, por eso continué después con mi carrera pianística", pero además confesó que "desde que empecé a escribir, escribí poemas". Estas dos vocaciones, afirmó, fueron siempre paralelas en la vida de la artista, pero desde hace unos años decidió hacerlas a la vez.

"Lo que presento es una propuesta distinta", afirmó. "Creo toda persona hace lo que le apasiona. Y tanto la poesía como la música, se mueven en el mismo espacio, el silencio. Las dos necesitan el silencio. No voy a leer los poemas, voy a decir mi poesía. Creo en decir la poesía como hablo. Y luego voy tocar obras de repertorio".

De hecho, la pianista no pudo finalizar la carrera de Letras debido a su dedicación a la carrera de Música, de la cual hoy es docente titular en la cátedra de piano, en la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Sin embargo, ha estado siempre involucrada en eventos de literatura, con artistas de la ciudad e incluso ha publicado libros como "Poemas monótonos", "Visiones fugitivas" y "Dos y dos", entre otros.

"Para mí, la música es un gran consuelo, es una vida, como una religión. Uno siente que allí tiene una base firme, que hay que ser fiel al entusiasmo, a esa pasión que viene y va con el estudio y con la dedicación, porque hay que trabajar mucho, en cualquier arte. Es importantísimo como base para nuestra vida", cerró Ana María Cué.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});