El Mundo

Suiza detectó más de 10 mil millones de dólares en cuentas de dirigentes del chavismo

Los fiscales investigan fondos que provendrían de la malversación y fuga de fondos públicos

Lunes 18 de Enero de 2021

Venezuela se ha convertido en el mayor proveedor de fondos dudosos para los bancos de Suiza. Así lo confirman varias investigaciones hechas por la Justifica federal suiza que se conocieron este domingo. Después de un año de investigación de fiscales suizos, se detectaron cientos de cuentas bancarias que contienen unos 9.000 millones de francos equivalentes a10.100 millones de dólares, que según la acusación provienen de fondos públicos malversados por el régimen chavista. Prominentes figuras gubernamentales y empresarios aliados del chavismo figuran entre los principales beneficiarios de las maniobras.

Desde que se abrieron las investigaciones a fines de 2019, los fiscales de Zúrich se han enterado del modo de proceder para el manejo de este dinero. Según un portavoz de la Policía, que habló con el diario suizo Le Matín Dimanche, el dinero se distribuyó entre cientos de cuentas abiertas de unos 30 bancos. Esto significaría que uno de cada ocho bancos suizos se ve afectado por el caso. La agencia internacional de noticias Bloomberg también informó del escándalo.

De estas enormes cantidades, sólo unos pocos cientos de millones de francos han sido bloqueados por el tribunal de Zúrich. El resto fue a otros países. Además, según revela el informe, desde esta cuentas se han hecho millonarias compras de mansiones en Miami, yates, caballos de carreras y lujosos relojes suizos. “Nuestra investigación muestra que altos funcionarios venezolanos fueron sobornados directamente a través de una cuenta suiza bajo investigación”, dijo el portavoz de la fiscalía.

La fiscalía de Zúrich ha abierto al menos cinco investigaciones independientes de blanqueo de capitales. Los investigadores se centran en particular en dos esquemas que permitieron a personas cercanas al régimen malversar miles de millones de dólares en detrimento del tesoro público entre los años 2010-2013. Otro caso, más reciente, afecta a la petrolera estatal PDVSA.

Estos mecanismos se basan en el sistema de cambio de divisa dual establecido por el gobierno venezolano. Con este sistema, los operadores privados autorizados por el gobierno pueden multiplicar rápidamente sus ganancias mediante el intercambio de bolívares frente a la de moneda extranjera a tasas artificialmente favorables. Uno de los principales actores de este sistema de intercambio habría sido Raúl Gorrin, un magnate de la televisión aliado al régimen del presidente Nicolás Maduro. A partir de 2020, los Estados Unidos lo declararon fugitivo. Una de las principales cuentas suizas controladas por Raúl Gorrin fue abierta en el banco Compagnie Bancaire Helvétique (CBH) en Ginebra. Según un estado de cuenta, desde abril de 2012 hasta marzo de 2013, esta persona recibió 2.900 millones de dólares. Después de unos días el dinero se devolvió en pequeñas cantidades a empresas fantasma.

Otro caso resonante afecta a la virtualmente quebrada petrolera estatal PDVSA. En febrero de 2020, un Tribunal Federal suizo ordenó la liberación de documentos bancarios vinculados a un desfalco a la petrolera PDVSA por 4.500 millones de dólares. La decisión afecta a los hermanos Luis Oberto e Ignacio Oberto y a otros dos empresarios venezolanos sospechados de haber sido sus cómplices: Alejandro Betancourt, que vive en España, y su primo Francisco Convit, que reside en Venezuela. Los otros que están comprometidos en la causa son el banquero suizo Charles Henry De Beaumont y dos ex funcionarios chavistas de primera línea: Rafael Ramírez, el ex zar de PDVSA, y Nervis Villalobos, ex viceministro de Energía.

La hipótesis de la investigación es que los empresarios sobornaron a los dirigentes de la petrolera para montar el conveniente “esquema de negocios” entre 2012 y 2014. La mayor parte de los dividendos eran transferidos a los bancos Compagnie Bancaire Helvetique y EFG Bank AG, y el resto se repartía entre otras entidades financieras en Suiza, siempre a cuentas vinculadas con los hermanos Oberto.

“La operación, ejecutada gracias a actos de corrupción, habría permitido la malversación de más de 4.500 millones de dólares, lavados principalmente a través de cuentas abiertas en Suiza”, sostuvo el máximo tribunal de Justicia suizo al rechazar los planteos de los abogados de los acusados, que pretendían mantener en secreto sus operaciones. Hasta el momento estas investigaciones no han tenido consecuencias penales para los banqueros suizos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS