El Mundo

Obama: "Venezuela es una amenaza para la seguridad nacional"

El presidente sancionó a siete jerarcas del régimen chavista implicados en la represión de la oposición y las manifestaciones.

Martes 10 de Marzo de 2015

El presidente Barack Obama consideró a Venezuela una "amenaza inusual y extraordinaria" para la seguridad nacional de los EEUU. En consecuencia, ordenó el congelamiento de cuentas y la suspensión de visas de siete altos funcionarios de seguridad e inteligencia del régimen de Nicolás Maduro involucrados en violaciones a los derechos humanos. La medida no afecta al sector petrolero, y más allá de la fuerte retórica usada por la administración Obama, las sanciones son limitadas a esas siete personas. El régimen chavista lanza continuas denuncias, con fuertes calificativos, contra EEUU. La reacción de Obama responde a esa descalificación permanente de Caracas, que ayer respondió llamando "a consultas" a su principal representante en Washington, el encargado de negocios. Fue una primera reacción de Caracas. La decisión de Obama puede, sin querelo, ayudar a los evidentes esfuerzos de Maduro para crear una distracción externa a la grave crisis económica que agobia a Venezuela. Ayer, elnúmero dos del régimen, Diosdado Cabello, alertó sobre un inminente "ataque militar" de los "yankis".

La medida, una orden ejecutiva firmada por Obama que declara un "estado de emergencia" nacional por "una inusual y extraordinaria" amenaza para Estados Unidos proveniente de Venezuela, bloquea las propiedades y cuentas bancarias de siete altos funcionarios venezolanos. Estos, casi todos militares, tuvieron participación directa en la ola represiva contra las manifestaciones del año pasado que dejó 43 muertos y cientos de heridos y miles de detenidos. La orden ejecutiva de Obama también prohíbe a toda persona o compañía de EEUU sostener relaciones financieras o de negocios con los siete funcionarios.

La lista. Los afectados son: el comandante de la región central de la Guardia Nacional, general Antonio José Benavides; el ex director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), Manuel Gregorio Bernal, y el director general del mismo organismo, Gustavo Enrique González López. El Sebin está al frente de las tareas represivas en Venezuela. También aparecen la fiscal Katherine Nayarith Haringhton Padrón; el presidente de la Corporación Venezolana de Guyana, Justo José Noguera; el director de la Policía Nacional Bolivariana, Manuel Eduardo Pérez Urdaneta, y el inspector general de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, Miguel Alcides Vivas.

La Casa Blanca fustigó el creciente número de violaciones a los derechos humanos cometidos en Venezuela, así como el uso del sistema judicial como instrumento de persecución y represión de la oposición, que ha visto cómo en un año tres de sus líderes han sido detenidos y encarcelados por tiempo indeterminado (Leopoldo López, el alcalde de San Cristóbal Daniel Ceballos y, hace poco, el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma). "Estamos muy preocupados por los esfuerzos del gobierno de Venezuela por escalar la intimidación de sus oponentes políticos. Los problemas de Venezuela no se pueden resolver al criminalizar la disidencia", declaró la Casa Blanca. "Hemos llamado al gobierno de Venezuela de forma constante para que libere a aquellos que están encarcelados injustamente, así como para mejorar el clima del respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales", agrega el comunicado oficial. Según el secretario del Tesoro, Jack Lew, los siete sancionados han participado en el "arresto o procesamiento de personas que habían ejercido su derecho a la libertad de expresión" y en "actos de violencia contra manifestantes de la oposición". El secretario de Prensa de Barack Obama, Josh Earnest, ha exigido además "la liberación de todos los prisioneros políticos, incluyendo docenas de estudiantes, el líder de la oposición Leopoldo López, y los alcaldes Daniel Ceballos y Antonio Ledezma".

Reacción del chavismo. El régimen de Maduro, cuya popularidad se encuentra en caída libre por la grave crisis económica, se ha tornado cada vez más represivo en el último año, arrestando a miles de personas. Este viraje va acompañado de constantes denuncias de conspiraciones, fraguadas tanto dentro como fuera del país. EEUU es casi siempre el impulsor principal de estas presuntas actividades según Maduro y sus ministros. En este sentido, las sanciones y la fuerte declaración sobre "amenaza a la seguridad nacional" hecha por Obama dan argumentos a Maduro. El presidente del Legislativo y número dos del régimen, Diosdado Cabello, pidió ayer a los venezolanos "tomar en serio" las sanciones de EEUU, representarían la antesala a un ataque militar. "Yo quiero advertirle al mundo, y esto hay que tomarlo con mucha seriedad compañeros y el partido debe movilizarse en cada rincón de Venezuela, a rechazar de manera contundente las intenciones del imperialismo norteamericano, porque lo que viene ya está planificado y debemos decirlo, son ataques sobre nuestra tierra, sobre nuestro país, ataques militares", alertó el ex teniente Diosdado Cabello.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS