El Mundo

Lula recuperó la libertad luego de 580 días

El ex presidente brasileño podrá esperar en su casa la sentencia definitiva en el caso "triplex". "Las ideas no se encarcelan", declaró al salir de la celda

Sábado 09 de Noviembre de 2019

Lula da Silva salió ayer de la prisión de Curitiba, donde desde hacía más de año y medio purgaba una condena por corrupción de ocho años, conforme a un fallo del Tribunal Supremo (STF) del jueves que le permite esperar en libertad una sentencia definitiva de este proceso. Lula fue recibido por una multitud enfervorizada de simpatizantes y militantes de su Partido de los Trabajadores (PT). "Quisieron encarcelar una idea y las ideas no se encierran"

El líder histórico de la izquierda brasileña salió sonriente de la sede de la Policía Federal, donde cumplía pena desde abril de 2018, hace 580 días, y fue rodeado por una multitud de partidarios que lo aclamaba. "¡Lula libre!¡Lula libre!", gritaban sus seguidores. El ex presidente, vestido con traje oscuro, fue directo hacia ellos, tras abrazar a algunos de sus familiares en la puerta de la sede de la Policía Federal. Su pareja, Rosángela da Silva, con quien anunció que se casaría una vez libre, lo abrazó apenas salió del recinto.

Lula da Silva afirmó que salió de la cárcel tras 580 días "sin odio", calificó de "mentiroso" al mandatario Jair Bolsonaro y acusó de ser el "lado podrido" del Estado al ex juez y ahora ministro de Justicia, Sergio Moro, y a los fiscales que lo acusaron para recibir la condena por corrupción. Lo primero que hizo el ex mandatario fue brindar un discurso para agradecer a la militancia por haber acampado durante 19 meses frente a su celda de Curitiba. "Salgo de aquí sin odio, a los 74 años tengo espacio para el amor porque el amor va a vencer", dijo el ex presidente. "Quisieron encarcelar una idea y las ideas no se encierran", subrayó. Lula, encarcelado desde abril de 2018, salió de prisión poco después de que un juez de sentencia ordenara su liberación, tal como había solicitado su defensa en cumplimiento del fallo del STF, conocido en directo por televisión la noche del jueves. El STF decidió, por seis votos a favor y cinco en contra, revocar la ley que establece que los condenados comienzan a cumplir sus sentencias después de ver ratificada la condena en dos instancias y, dictaminó que, en cambio, se les permita agotar el largo proceso de apelaciones antes de entrar en prisión. El sistema penal brasileño permite hasta cuatro instancias. En un caso, Lula había recibido ya sentencia del tercer grado, del Superior Tribunal de Justicia, en el expediente que inició el ex juez Sergio Moro. El segundo caso se halla con sentencia de cámara de apelaciones. Hasta el jueves, y por anterior criterio del mismo Supremo, una sentencia de cámara de apelaciones era suficiente para que el condenado comenzara a cumplir su pena. El Supremo falló ahora en un caso que no tiene vinculación con Lula, pero que lo benefició, tanto a él como a casi 4.900 presos que están en similar situación, es decir, sin sentencia "definitiva e inapelable", según reza el artículo 5 de la Constitución que fue la base del argumento del pleno del Supremo.

Causas penales varias

Su excarcelación no significa que haya sido exonerado, sino que esperará en libertad a agotar las vías de recurso en las dos condenas que ha recibido hasta la fecha y que podrían aumentar, ya que e ha sido imputado en otros cinco casos del Lava Jato y tiene además tres denuncias pendientes.

Lula fue condenado en julio de 2017 a nueve años y medio de cárcel por Moro por aceptar un departamento como pago a los favores que hizo a la constructora OAS. Posteriormente, la pena se cambio, primero a doce años y un mes y finalmente a ocho años y diez meses, por una cámara de apelaciones y el Superior Tribunal de Justicia, respectivamente.El pasado febrero, recibió una segunda condena por corrupción. Esta vez, a doce años y once meses en primera instancia.

La opinión de Moro

El Ministro de Justicia, Sergio Moro, dijo que el Congreso puede enmendar la Constitución y volver a validar la prisión después de la condena en segunda instancia. "Siempre he defendido la ejecución de la condena penal en segunda instancia y seguiré defendiéndola", escribió el ministro. "Después de todo, los jueces interpretan la ley y los congresistas hacen la ley, cada uno en su propia jurisdicción", agregó.

La decisión del STF benefició directamente a Lula. En abril pasado la sentencia de cámara de apelaciones del caso triplex fue ratificada en tercera instancia por el Superior Tribunal de Justicia, lo que deja a Lula en este caso sólo la opción del Tribunal Supremo, cuarta y última instancia penal en el país.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario