El Mundo

El atentado de Sarajevo disparó la Primera Guerra Mundial hace cien años

La tormenta bélica desatada en Europa. El asesinato del heredero al trono Austro-Húngaro desencadenó el conflicto que terminó con la derrota humillante de Alemania.

Sábado 28 de Junio de 2014

La Primera Guerra Mundial, la "Gran Guerra" que transformó a Europa tras el asesinato del heredero al trono del imperio Austro-Húngaro, el 28 de junio de 1914, causó la muerte de más de diez millones de personas y finalizó con la derrota humillante de Alemania. El conflicto se desató un mes después del asesinato del archiduque Fernando Francisco y su esposa Sofía en Sarajevo, Serbia, con la declaración de guerra del Imperio Austro-húngaro a Belgrado, que en aquellos años era apoyado por la Rusia del zar Nicolás II. El archiduque y su esposa fueron asesinados a balazos por el estudiante Gavrilo Princip, miembro del grupo serbio "Mano Negra", que luchaba por la creación de la Gran Serbia.

El 23 de julio de 1914, el gobierno de Viena envió un ultimátum de 48 horas a Serbia, en el que insinuaba la complacencia de Belgrado con el crimen de Sarajevo y lo conminaba a cumplir con una serie de requisitos, entre ellos que fueran eliminados del ejército y de la administración varios funcionarios antiaustríacos. Diez minutos antes de que venciera el plazo acordado por sus enemigos, el gobierno serbio aceptó todas las condiciones pero se negó a permitir que la policía austríaca operara en Serbia. Esta posición no fue aceptada por Viena, a pesar de que Rusia apoyaba el inicio de conversaciones y Gran Bretaña avalaba una cumbre internacional. El 28 de julio, finalmente, el Imperio Austro-húngaro declaró la guerra a Serbia, iniciándose la Primera Guerra Mundial, aunque en aquellos años se la llamó la "Gran Guerra", porque hasta ese momento no había habido una contienda mundial.

Por un lado lucharon Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos y otros pequeños países que se unieron en contra de los poderes centrales formados por Alemania, el Imperio Austro-húngaro y Turquía (Imperio Otomano, respaldados por otras naciones). Viena se sentía molesta con Rusia por su apoyo a Serbia. Pero ambas alianzas sufrieron cambios durante la contienda.

Salto tecnológico. A pesar de que todavía los soldados andaban a caballo, la guerra supuso un salto en la tecnología militar, ya que se emplearon por primera vez armas químicas (el gas mostaza), aviones, submarinos, tanques y ametralladoras, y los combates de trincheras causaron un alto costo en vidas humanas en las batallas de Verdún y del Somme (1916). "Los soldados de Verdún no conservaban ya sus ilusiones de juventud. No pensaban que iban a ganar la guerra en una sola batalla, pero tenían al menos la certeza de que los alemanes no pasarían", dice el historiador francés Marc Ferro, en su libro "La Gran Guerra 1914-1918". "(Los franceses) habían sufrido todos juntos para salvar al país, y Francia entera conocía su sacrificio y la prensa exaltaba esta victoria por encima de todas las demás, pues a decir verdad era la primera victoria de toda la nación. Francia pagaba con más de 350.000 víctimas el honor de haberla ganado", afirmó Ferro.

70 millones de movilizados. Durante cuatro años se movilizaron más de 70 millones de hombres, de los cuales murieron unos diez millones, otros 21 millones resultaron heridos y 7,7 millones fueron dados por desaparecidos o cayeron prisioneros, según informes de la Enciclopedia británica.

Alemania era la más poderosa de las potencias europeas, después de vencer al imperio austríaco en 1866 y a Francia en la Guerra Franco-Prusiana (1870-1871), donde los franceses perdieron las regiones de Alsacia y Lorena.

Rusia, después de su derrota ante Japón en la Guerra Ruso-japonesa, sufrió el primer levantamiento campesino contra el régimen zarista en 1905, al que después se unirían los obreros.

Según algunos historiadores, Alemania empezó a prepararse para la guerra en 1904, luego de que Francia y Gran Bretaña firmaran un pacto de colaboración.

 

Lucha de desgaste. El plan alemán fue encargado al jefe del Alto Estado mayor, Alfred Von Schlieffen, quien preveía atacar a Francia a través de Bélgica y entrar a París por el oeste. Sin embargo, en la primera batalla del Marne (1914), las líneas defensivas aliadas fueron estabilizadas en Francia y se inició una guerra de desgaste.

Las fuerzas rusas invadieron Prusia oriental y la Polonia alemana (1914), pero fueron detenidos por las fuerzas alemanas y austríacas en la batalla de Tannenberg.

El ejército ruso se vio luego obligado a refugiarse a raíz de la resistencia aliadas, y el descontento de su población y las causas sociales condujeron a la Revolución Rusa de 1917. Rusia se convertirá luego en la Unión de Repúblicas Socialista Soviética (URSS).

Armisticio y deshonra. El 9 de noviembre abdicó el káiser Guillermo II y dos días después se produjo el armisticio con la victoria de los Aliados y el fin de la Primera Guerra Mundial. Medio año más tarde se rubrica el Tratado de Versalles, en el que Alemania reconoce en el artículo 231 ser la única responsable de la guerra y se compromete a entregar territorios y pagar reparaciones. Francia recuperó las regiones de Alsacia y Lorena, en tanto que Alemania perdió sus colonias y debió reducir su ejército y su flota. Al desintegrarse el Imperio Austro-húngaro surgieron nuevas naciones como Checoslovaquia, Yugoslavia y Hungría.

Al terminar el 11 de noviembre de 1918 la Primera Guerra Mundial, no había otro conflicto en la historia que pudiera comparársele en términos de alcance y costo en vidas humanas: más de 10 millones de muertos _3 millones de civiles y 7 millones de soldados de más de 20 países_, además de 7,7 millones de soldados desaparecidos o inválidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario