Edición Impresa

Una chica de 18 años fue apresada por el homicidio de un motociclista

Las 24 horas que siguieron al asesinato de Leonardo Federico Balbuena, ocurrido la medianoche del lunes, pusieron en estado de crispación una zona de barrio Itatí Norte. A las 22 del martes...

Jueves 03 de Octubre de 2013

Las 24 horas que siguieron al asesinato de Leonardo Federico Balbuena, ocurrido la medianoche del lunes, pusieron en estado de crispación una zona de barrio Itatí Norte. A las 22 del martes, en Doctor Riva al 2100, se produjo un intenso intercambio de disparos en el que un hombre de 36 años apodado "Chucha" recibió al menos cuatro impactos. Ese hombre es el padre de "Chucky", el principal sospechoso de matar a Balbuena desde una moto en movimiento conducida por una joven. Ayer al amanecer esa chica, identificada como Brenda P., de 18 años, fue apresada por efectivos de la comisaría 15ª y la sección Homicidios en Doctor Riva al 2700. Llevaban una orden del juez Luis María Caterina y en el lugar secuestraron una moto Yamaha YBR roja similar a la descripta por los testigos del homicidio.

Balbuena, conocido como "Leito" o "Enano", circulaba por 24 de Septiembre al 1700 a bordo de una Honda Tornado negra el lunes a la medianoche. La policía dice que lo acompañaba una muchacha y los vecinos aseguran que iban dos. Lo inobjetable es que antes de cruzar callle Italia una Yamaha YBR roja se le puso a la par y quien iba como acompañante le disparó con una pistola calibre 11.25. La víctima, que vivía en barrio La Lata y tenía prontuario abierto, recibió cinco impactos y murió camino al Hospital de Emergencias. Los nombres de los supuestos asesinos llegaron casi de inmediato a oídos de los pesquisas: Brenda, como la que manejaba la moto; y Chucky, el que disparó.

A los tiros. Mientras el cuerpo de Balbuena era velado, para otros la vida siguió su curso. El martes, pasadas las 22.30, hubo un intercambio de disparos frente a uno de los pasillos de Doctor Riva al 2100. Una versión no documentada por la policía indicó que un auto blanco con tres ocupantes siguió los pasos de Chucky, de 16 años, hasta la puerta del pasillo en el que vive su familia. Entonces hubo un intercambio de plomo y Ariel Alberto S., de 36 años y conocido como Chucha, fue alcanzado por cuatro impactos calibre 3.80 en el tórax y una pierna. En la escena del ataque los vigilantes recolectaron vainas calibre 3.80 y también 11.25, el mismo calibre usado para matar a Balbuena. Si bien Chucha es víctima de este episodio, los pesquisas recordaban ayer que tiene prontuario abierto y una infracción a la ley de drogas.

Tras ese brutal ataque se esconde una danza de nombres y apodos en la que el crimen de Raúl Héctor "Caracú" Navarro, ocurrido el 18 de mayo en Rodríguez y Garibaldi, parece ligarse al de Balbuena. Es que uno de los hijos de Chucha, Rodrigo Ariel Alberto S., de 17 años, fue detenido acusado de haber participado del crimen de Navarro, hecho que abrió las puertas de un infiero de pago chico.

El lunes 20 de mayo, dos días después de esa muerte, Brian P., de 19 años —al que los investigadores le adjudicaron el apodo de "Piquito", ingresó al Heca con una bala en la pierna izquierda y quedó detenido acusado por el homicidio de Navarro. Piquito es hijo de Sergio Alberto P., un hombre de 50 años asesinado el 14 de febrero en la puerta de su despensa de Doctor Riva al 2700.

Nada que ver. Minutos después de que Brian P. fuera herido, una vivienda de la cortada Madre María y Presidente Quintana fue baleada y un sobrino del muerto, de 9 años, resultó con una herida leve en la pierna izquierda. En ese contexto de acusaciones cruzadas y balaceras dominadas por la venganza, allegados a los parientes de Caracú cargaron contra los hijos de Sergio Alberto P. y apuntaron a Brenda, su hija de 18 años, como quien manejaba una de las motos desde la que balearon la casa. "Acá las cosas funcionan así. Si ellos pasan y piensan que los miraste mal, vuelven y te cagan a tiros", dijeron los amigos de Navarro.

La propia Brenda, quien estuvo demorada en la seccional 15ª por el ataque a tiros en el que fue herido el nene de 9 años, se comunicó el miércoles 23 de mayo con la redacción de este diario para dar la versión de su familia. "El crimen de mi papá no tiene que ver con el de Caracú Navarro. Y mi hermano (Brian P.) que está preso tampoco tiene nada que ver. Ni siquiera le dicen Piquito", dijo entonces la muchacha. "Son tipos que están con «El pollo V.» (acusado de matar a su padre) y siempre vienen a balear mi casa. Vienen en moto, se paran en la esquina y tiran. El viernes casi le pegan un tiro en la cabeza a mi nena de 2 años. También vinieron el domingo y el lunes fue baleado mi hermano Brian", afirmó la chica. La mujer también descartó conocer a Chucha y a sus hijos. A pesar de que los vecinos conectaron a la familia de Brenda (que tiene cuatro parientes detenidos y uno asesinado) con la venta de drogas, ella se encargó de desestimarlo.

Ayer a la mañana a Brenda se la llevaron presa de su casa de Doctor Riva al 2700. La acusaron de ser la mujer que manejaba la YBR roja de la que partieron los balazos que terminaron con la vida de Balbuena. Dentro de la vivienda, su hija de 2 años quedó llorando. Hoy le contará su versión al juez de Instrucción Luis María Caterina. De Chucky, en tanto, poco se sabe. Los pesquisas inferían que en las próximas horas se entregaría en Tribunales provinciales ante el juzgado de Menores que está en turno para responder por el homicidio que le endilgan.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS