Edición Impresa

Reclamo de un jubilado

Tomás Constantini es una persona de 94 años, excelente hombre por donde se lo mire. Es un ejemplo de sabiduría, amabilidad y humildad. ¿Por qué permitimos como sociedad que se lo trate tan mal?

Miércoles 13 de Abril de 2016

Tomás Constantini es una persona de 94 años, excelente hombre por donde se lo mire. Es un ejemplo de sabiduría, amabilidad y humildad. ¿Por qué permitimos como sociedad que se lo trate tan mal? Hace años que lucha por su reconocimiento de haberes, transitando el tortuoso camino de esta "injusticia" que no termina de sembrar el mal entre las personas adultas mayores, demorando añares para resolver estos miles de casos de gente que ya no sabe a quién recurrir. Para colmo y como frutilla del postre, les comento que el expediente de Constantini al fin llegó a la Ansés para su liquidación, pero lamentablemente lo perdieron. Sí, leyeron bien: lo perdieron. ¿Qué esperan, que lo perdamos a él también? ¿Esta es la respuesta de las nuevas autoridades? Si es así, les digo a mis queridos colegas, seguimos en el horno.

Walter Lenzi

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario