Edición Impresa

Reclamo al Imusa

Como amante de perros que soy y debido a una serie de rumores, fui a ver con mis propios ojos el trato que se les da a los animales en el Instituto de Salud Animal (Imusa). Fui con la idea de adoptar un perro para ver en qué estado me lo daban. Al llegar me mandaron a la parte de atrás hacia un portón donde no dejan pasar sin permiso.

Viernes 17 de Abril de 2009

Como amante de perros que soy y debido a una serie de rumores, fui a ver con mis propios ojos el trato que se les da a los animales en el Instituto de Salud Animal (Imusa). Fui con la idea de adoptar un perro para ver en qué estado me lo daban. Al llegar me mandaron a la parte de atrás hacia un portón donde no dejan pasar sin permiso. Me dejaron pasar y mi sonrisa quedó atrás al ver los pobres perros en un canil de un metro por un metro, hasta algunos tenían dos perros. Vi un dogo que tenía lastimada la pata y pregunté qué le pasó, el chico que nos guiaba no sabía, pero la herida se veía que no estaba en tratamiento, y así varios perros más con lastimaduras sin curar. En ese momento había gente limpiando; los caniles estaban limpios pero mi pregunta es ¿sacan a los perros para limpiar? Porque si no, quedan mojados. ¿Dónde hacen sus necesidades en ese canil tan chico? Preguntas que se deben hacer los directivos de ese lugar. Tengo que destacar que el 90 por ciento estaban muy flacos, perras con cachorros de pocos días junto a todo el bullicio de los perros, sin ninguna frazada. Hay lugar para hacer caniles como corresponde para los perros, ya que ellos ingresaron allí sin su consentimiento. También un sector de maternidad. Después de quedar destrozado por lo que había visto, adopté un cachorro. La veterinaria me dijo que el animal estaba en perfectas condiciones. Firmé un papel de adopción de tamaño chico y me fui. En camino a mi casa escuché la respiración del cachorro un poco rara, al llevarlo al veterinario me encuentro que además de estar muy flaco, tenía la "tos perruna". ¿Eso es estar en buenas condiciones? Te dan en adopción a un perro enfermo y sin vacunas. Se ve que en ese lugar no hay nadie responsable al mando. Los invito a ver con sus propios ojos el malestar de esos pobres perros, en avenida Francia 1940.

Ariel Grichener, DNI 31.392.982

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario