Edición Impresa

Procesaron a un joven por asesinar a un policía en la puerta de un boliche

Carlos Brian Ledesma está acusado de matar de un tiro al agente Jorge Currie, la madrugada del 23 de junio en Ovidio Lagos al 4500, en el boliche Yamper.

Domingo 06 de Octubre de 2013

Un joven de 22 años fue procesado por el homicidio calificado del agente del Comando Radioeléctrico Jorge Currie, perpetrado la madrugada del domingo 23 de junio pasado frente a un boliche de Ovidio Lagos al 4500 mientras se encontraba cumpliendo un servicio de vigilancia adicional. En el mismo fallo, dictado por la jueza de Instrucción Raquel Cosgaya, recibieron la falta de mérito por existir "un razonable margen de dudas" otros cuatro imputados sospechados de haber instigado el crimen.

La medida fue dictada contra Carlos Brian Ledesma, a quien la magistrada le imputó la autoría del homicidio calificado por el uso de arma de fuego y por ser perpetrado contra un empleado de la fuerza publica. En el marco de las modificaciones al Código Procesal Penal de la provincia, bajo esa figura el caso será ventilado en un juicio oral y público en caso de que la Cámara de Apelaciones confirmé el fallo que fue apelado por los defensores del muchacho, los abogados Nazareno Bravo y Gonzalo Basualdo.

Pelea y a la calle. De acuerdo a lo reconstruido por la Justicia, aquella madrugada hubo una pelea dentro del boliche de Ovidio Lagos al 4500 y el personal de seguridad sacó a la calle a varios jóvenes. Allí ya se encontraban al menos tres policías que cubrían un servicio adicional de vigilancia, entre los que estaba Currie. La pelea entre los muchachos siguió a las puertas del local y un grupo, que en ese momento había salido del boliche, cruzó la avenida en busca de las motos en las que se movilizaban.

En esas circunstancias a los policía les avisaron que uno de esos jóvenes estaba armado y tanto Currie como otros dos agentes cruzaron con la intención de identificarlo y desarmarlo. Pero la respuesta fueron tiros y el inicio de un enfrentamiento que milagrosamente no causó más víctimas fatales. El agente del Comando recibió un disparo en la cabeza y cayó exánime a la calle mientras que su agresor desapareció del lugar, presuntamente en un taxi. Pero, dijo la policía en aquel momento, el chofer presumió una situación oscura ya que el muchacho estaba herido y lo obligó a bajar en bulevar Seguí al 3000, tras lo cual alertó a la policía, que lo atrapó minutos después mientras caminaba con dificultad por lo que fue internado bajo custodia en el Hospital de Emergencias. Allí lo operaron y se dictaminó que había sido alcanzado por dos disparos de armas oficiales.

En tanto, los otros apresados en inmediaciones del boliche fueron Vanina Marisol M., Alicia Luján L., Ramón Luis L. y Emanuel Alejandro C., quienes ahora resultaron beneficiados por la falta de mérito. Todos ellos, en sus declaraciones, admitieron haber estado en la disco pero coincidieron en que Ledesma no estaba con ellos esa noche y que al mismo, quien había sido pareja de la hermana de Alicia L. lo encontraron en el boliche.

Asimismo, los imputados contaron que la policía quiso identificar a Ledesma cuando éste estaba a bordo de una moto junto a Ramón Luis L. Que a este hombre un policía lo redujo y que otro policía (Currie) forcejeó con el acusado y éste, sin más, le efectuó un disparo de arma de fuego. Que después el muchacho se fue a pie del lugar y que a ellos no les secuestraron ningún arma.

Lo alentaron. Sin embargo, son varios los testigos que en el expediente dijeron que los ahora beneficiados con la falta de mérito "alentaron a Ledesma a matar al policía". En relación a Ramón Luis L. hay quien dice que se lo escuchó gritar "matalo, matalo" y una de las policías que hacía adicionales con la víctima sostuvo ante la Justicia que "la chica que corría con el que disparó (Ledesma) le decía «matá al vigilante»".

En su descargo, Ledesma negó haber sido el autor del disparo mortal y adujo que los demás implicados en la causa lo acusaron porque "no se llevaban bien en razón de que se niegan a que mantenga una relación afectiva con Micaela L.", hermana de Alicia y Ramón. Pero la jueza sostiene que en el grupo había personas ajenas al núcleo familiar de la chica que también lo imputaron y que hubo mensajes de texto entre él y la joven que demuestran que la relación entre ellos se mantenía.

"Se ha acreditado que (Ledesma) no acata la voz de alto del policía (Currie), que contrariamente a ello se resiste, que medió un forcejeo y que pone fin al intento del agente de identificarlo efectuándole un disparo con el arma de fuego que portaba", concluye la jueza Cosgaya en el procesamiento que fue apelado por la defensa del joven.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS