Edición Impresa

Practicar media hora diaria de un deporte aeróbico mejora la actividad sexual

La práctica de ejercicio físico facilita el buen estado y funcionamiento del sistema cardiovascular y disminuye la probabilidad de desarrollar un problema en la función erectil.

Lunes 18 de Noviembre de 2013

Practicar media hora diaria de un deporte aeróbico, como puede ser el hecho de correr, es recomendable para mantener una buena vida sexual, según lo afirmaron especialistas en esta materia.

   La práctica de ejercicio físico facilita el buen estado y funcionamiento del sistema cardiovascular y disminuye la probabilidad de desarrollar un problema en la función sexual masculina.

   Aunque la práctica de ejercicio -y en general todos los deportes- es altamente beneficiosa para la salud en general, el urólogo Fabián Gómez destacó que “la erección del órgano sexual masculino se logra a través de una respuesta vascular”.

   “Por eso los deportes aeróbicos como el atletismo, la natación o caminar previenen la disfunción eréctil, ya que son ejercicios más completos y específicos para el sistema circulatorio que los anaeróbicos, como la gimnasia”, explicó Gómez, quien además es asesor científico para nuestro país de una prestigiosa entidad médica que se dedica a esta temática.

   En ese sentido, el urólogo remarcó que “los hombres que practican sexo tres o más veces por semana son hasta cuatro veces menos propensos a desarrollar una patología de disfunción eréctil”.

   “Todo ello sin olvidar que tener una vida sexual sana y plena conlleva muchos beneficios para el organismo, dado que mantener relaciones sexuales acelera el ritmo cardíaco de una forma sana y mejora el estado general de las arterias”, agregó el experto.

   El buen funcionamiento del sistema cardiovascular aumenta el riego sanguíneo, lo que supone, de esta manera, una mejora en el mecanismo de erección y en la función sexual.  Gómez detalló que “la erección del pene es la respuesta a un estímulo provocado por la circulación sanguínea y por un fenómeno de flujos”. “En consecuencia, si la circulación tiene un buen funcionamiento en las arterias del pene, la respuesta al estímulo de la erección también se ve recompensada, dando lugar a una función sexual satisfactoria”, comentó Gómez.

   La mala alimentación, unos hábitos de vida poco saludables y el sedentarismo contribuyen al deterioro del sistema circulatorio, por lo que estos hábitos son poco recomendables para la salud en general, para el buen mantenimiento físico del organismo y para mantener una vida sexual plena.

   Gómez recomendó a todos aquellos que padecen disfunción eréctil estar atentos, ya que el hecho de la disminución de la rigidez peneana puede ser un factor predictor de patologías como diabetes, hipertensión o problemas circulatorios, por lo que es fundamental acudir al médico o especialista para tratar el problema y evitar las posibles consecuencias.

   Los últimos estudios sobre envejecimiento realizados en la última década destacan que la pérdida de masa muscular podría ser crucial en la última fase de la vida.

   Recomiendan realizar actividades deportivas, sobre todo de resistencia, que ayuden a trabajar el músculo, incluido el sexo, para afrontar la vejez en mejores condiciones físicas.

   Tener relaciones por la mañana es una buena idea por distintas razones. El nivel de testosterona en el hombre se encuentra en su máximo, además de ser un buen precalentamiento para quienes suelen hacer sesiones de ejercicio matinales.

   Los estudios muestran que las mujeres que se ejercitan con regularidad tienen vidas sexuales más activas, alcanzan el orgasmo con mayor rapidez y se excitan más fácilmente que aquellas que son sedentarias en su vida cotidiana.

   En tanto, sexo y vino, con moderación, alargan y mejoran la vida.

   Una intensa actividad sexual, sobre todo después de los 60 años, alarga y mejora la calidad de vida, aseguró un experto, quien también destacó la ingesta moderada de vino como un factor para tener longevidad. “Lo que es cierto es que a mayor grado de actividad sexual mejora la longevidad y mejora la calidad de vida conforme se envejece”, aseguró el geriatra mexicano Clemente Zúñiga. “Pero todavía más importante es que quienes mayor actividad sexual tienen después de los 60 años también tienen una mejor calidad de vida porque tienen menos enfermedades”, añadió. Según este experto, la actividad sexual es una actividad deportiva. Además, con la práctica del sexo “se controlan más fácilmente las enfermedades” y “es más difícil” que una persona caiga en una depresión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS