Edición Impresa

Portillo: "Lo único que no me acompañó fue el fallo"

"Con tantos años en el boxeo ya nada me sorprende, aunque me angustia. No me quejo del fallo, pero a veces (los jueces) son muy injustos", le dijo Portillo a Ovación.

Lunes 08 de Julio de 2013

Quince horas después de la pelea ante la entrerriana Débora Dionicius (14-0-0/ 4 ko) en Villaguay por el título supermosca de la Federación Internacional de Box (FIB), Marisa Portillo (13-8-2/ 2 ko) aún no puede bajar la adrenalina. Apenas durmió dos horas desde que se bajó del ring con sensaciones que nunca antes había sentido. Piensa que a pesar de haber perdido, por puntos y fallo unánime tras 10 rounds, el combate fue un punto de inflexión en su carrera: "La pelea estuvo muy buena. Salí a buscarla como nunca, tenía toda la decisión de quedarme con este título, lo único que no me acompañó fue el fallo de los jueces, pero lo acepto. Con tantos años en el boxeo ya nada me sorprende, aunque me angustia. No me quejo del fallo, pero a veces (los jueces) son muy injustos", le dijo Portillo a Ovación una vez llegada a Rosario.

Esos jueces a los que se refiere son los que decretaron un fallo polémico producto de la diferencia que anotaron en las tarjetas. Claramente, arriba del ring Dionicius no la pasó bien y en cambio Portillo sí se plantó diferente. A pesar de que la televisión estimó un fallo en favor de la rosarina, por dos puntos, las tarjetas de los jueces fueron las siguientes: Luis Romio 99-91, Alfredo Curi 100-90 y Jorge Millicay 98-92. "Lo más triste es la falta de cordura de los jueces, que den esos puntajes sin importarles nada. Si hubo diez puntos de diferencia significa que perdí todos los rounds. Y yo me sentí ganadora. Así parece que todo el esfuerzo que uno hace no sirve para nada", señaló La Nena, que a pesar de la caída se llevó el reconocimiento del público.

El de ayer fue el cuarto combate mundialista de Portillo, que nunca ganó (perdió ante la mexicana Ana María Torres y las argentinas Carolina Duer y Yésica Bopp) pero que sintió que la pelea del sábado a la medianoche la cambió: "Crecí como boxeadora. Tomé otro protagonismo. Me dije que podía ir a buscar ese título, ya había peleado tres veces e hice todo por traerlo. Pero una puede hacer todo y que los jueces no te den ganadora", dijo la rosarina, quien explicó: "En un combate hay tres peleas: la que se ve por tele, la que se ve arriba del ring y la que ven los jueces" y además agregó: "Todos los frenos de izquierda los puse yo, qué más tengo que hacer para ganar".

Portillo se mostró molesta por los golpes que La Gurisa le dio sobre la campana del round: "Esos golpes son algo que me desconcentran, le pedí que no me ponga la cabeza, tenía miedo de cortarme, esa era mi gran preocupación (ante Bopp, en enero, sufrió un corte profundo). Recibí golpes claros fuera de tiempo sin necesidad".

A pesar de la derrota y que una nueva chance mundialista se le fue de las manos, la Nena no se desanima y siente que dio un paso adelante: "Esta vez estuve más cerca que nunca del título. Siento que por la pelea que hice se me abrió una gran oportunidad. Dionicius es una de las mejores boxeadoras del país y yo siento que crecí".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS