Edición Impresa

Pedraza fue condenado a 15 años de prisión por el crimen de un militante

La justicia consideró al ex titular de la Unión Ferroviaria partícipe necesario de la muerte del joven militante del PO, Mariano Ferreyra. 18 años para quienes dispararon.

Sábado 20 de Abril de 2013

El sindicalista José Pedraza y su segundo en la Unión Ferroviaria, Juan Carlos Gallego Fernández, fueron condenados ayer a 15 años de prisión como "partícipes necesarios" del crimen del joven militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra.

Así lo dispuso el Tribunal Oral en lo Criminal Nº21, que además condenó a 18 años de cárcel a Cristian Favale y Gabriel Sánchez como "coautores" de "homicidio simple en concurso ideal con homicidio simple en grado de tentativa", la misma pena que recibió el delegado Pablo Díaz pero como "partícipe necesario".

En medio de la lectura del veredicto se produjeron algunos incidentes con Favale, quien intercambió gritos con familiares de Ferreyra y querellantes, por lo que el presidente del tribunal, Horacio Dias, pidió un receso y ordenó de-salojar la sala.

Además, el fallo condenó a 11 años de prisión a los ferroviarios Jorge Daniel González y Salvador Pipito, como "coautores penalmente responsables de coacción en concurso ideal de homicidio".

El ferroviario Claudio Alcorcel fue sentenciado a 8 años de prisión como "partícipe necesario" del delito de homicidio y los policías Luis Osvaldo Mansilla y Jorge Raúl Ferreyra a 10 años de prisión, pero continuarán en libertad hasta tanto quede firme el fallo.

Los policías con menos condena, de 2 años de prisión y por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público, fueron Hugo Lompizano (también imputado por la represión en el desalojo del parque Indoamericano), Luis Echavarría y Gastón Conti; en tanto que el federal David Villalba fue condenado a pagar una multa de 12.500 pesos por omisión de deberes.

Los únicos tres absueltos fueron los ferroviarios Juan Carlos Pérez y Guillermo Armando Uño (la fiscal María Luz Jalbert había reclamada sus desvinculaciones) y el policía Rolando Garay.

Los jueces Días, Diego Barroetaveña y Carlos Bossi omitieron resolver los pedidos para investigar al senador kirchnerista Aníbal Fernández (entonces jefe de Gabinete), a quien era secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, y a las autoridades de la empresa Ugofe, que manejaba la concesión del ferrocarril Roca.

En el juicio, la querella a cargo del Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels) y la fiscal Jalbert habían pedido prisión perpetua para Pedraza, a quien acusaron de "instigador" del crimen, al igual que Fernández.

Novedosa exposición. Antes de la lectura del veredicto, Dias hizo una exposición de los argumentos, en la que señaló que para el tribunal el crimen de Ferreyra fue un "homicidio simple por dolo eventual", por lo que no se hizo lugar al pedido de prisión perpetua, y sostuvo que "el apoyo moral y objetivo" de Pedraza y Fernández "constituye complicidad necesaria y no instigación".

"No admitimos instigación en cadena, tiene que ser directa y concreta. Entendemos que el apoyo moral y objetivo de las autoridades, de Pedraza y Fernández, constituye complicidad necesaria no instigación", indicó Dias.

El magistrado sostuvo que para el tribunal "tanto Favale como Sánchez son los que dispararon" contra los manifestantes que se retiraban de la protesta en las vías del Roca y que contaron "con el apoyo de la policía y con el dato que no los iban a detener".

Además, remarcó que si bien "no se sabe qué tirador acabó con la vida de Ferreyra, sí que se corrió el riesgo de manera conjunta", y agregó: "Los acusadores probaron que existía de parte de la cabeza del sindicato un interés político en reaccionar frente a los corte de vías y que existía un interés económico, lo que no han probado es que esto se neutralizaba con la muerte de una persona".

El juez sostuvo además que "no se han probado" las denuncias sobre la existencia de "un plan de tres patas" que involucraría a empresarios, ferroviarios y el gobierno, y aseguró que "eso tampoco se puede inferir del diálogo" entre Pedraza y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, posterior al crimen.

"Tenemos la convicción de que cualquier caso, por más implicancia política que tenga, para nosotros es un caso judicial y que la pena se funda y se mide en función de la gravedad del hecho y de la culpabilidad, nunca para dar ejemplos porque en la ejemplaridad esta la sentencia injusta, que instrumentaliza al penado para mandar mensajes al cuerpo social", apuntó Dias.

La lectura del veredicto se vio retrasada por dos horas y fue extrema la seguridad que se adoptó tanto en el interior de la sala como en los alrededores de Tribunales, con una fuerte presencia de Gendarmería y efectivos de Prefectura.

Causa paralela. Pedraza tiene pendiente otra causa camino a juicio a raíz de una investigación paralela al crimen de Ferreyra y que tiene que ver con supuesto ofrecimiento de sobornos para intentar desvincularse del caso.

Antes de su detención, en 2011, el gremialista, según escuchas telefónicas, habría ofrecido 50 mil dólares a los integrantes de la Sala III de la Cámara Federal, que debía definir las excarcelaciones de algunos ferroviarios implicados en el crimen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS