Edición Impresa

Lo mataron de un tiro a pocos metros de donde quedó su auto estacionado

Un hombre de 36 años fue asesinado de un balazo en la cabeza el miércoles a la noche en la zona norte de la ciudad. Si bien algunas versiones relacionaron el homicidio con un búnker de...

Viernes 27 de Septiembre de 2013

Un hombre de 36 años fue asesinado de un balazo en la cabeza el miércoles a la noche en la zona norte de la ciudad. Si bien algunas versiones relacionaron el homicidio con un búnker de drogas ubicado en la cuadra donde ocurrió, fuentes policiales relativizaron esa posibilidad al remarcar que el puesto de ventas no estaba funcionando en los últimos tiempos y que la víctima tenía algunos antecedentes penales pero por delitos menores.

El crimen, cuyos móviles no estaban establecidos al cierre de esta edición, es investigado por personal de la comisaría 30ª y de la Brigada de Homicidios. Entre las pistas y los aspectos a dilucidar los pesquisas cuentan con un dato aparecido a unos metros de la escena del crimen: un automóvil Fiat Uno blanco de propiedad de la víctima que apareció estacionado y con las puertas abiertas.

Ruidos nocturnos. Pasadas las 23 del miércoles se oyó al menos una detonación en Castagnino al 1900. Sin embargo, según la información que pudieron recabar los investigadores, los vecinos no se asomaron a ver qué había pasado porque en esa zona del barrio Parque Casas conocida como "El Churrasco" es muy habitual escuchar ese tipo de cohetazos por las noches.

"Los vecinos dijeron que escucharon algunas detonaciones pero no se asomaron porque, más allá de que esos ruidos les resultan normales, muchas veces suelen ser los caños de escape de ciertas motos. Y cuando se trata de tiros, últimamente prefieren quedarse en sus casas", comentó un vocero.

Lo cierto es que minutos después de los estampidos llegó al lugar una patrulla del Comando Radioeléctrico y encontró a Cristian Manuel Donaire Aguilera tendido sobre la vereda y en medio de un charco de sangre. Según los voceros, el hombre de 36 años estaba casi a mitad de cuadra de Castagnino al 1900 y aún tenía signos vitales cuando fue hallado por los uniformados.

Así, fue trasladado en una ambulancia hasta el Hospital Eva Perón de Grandero Baigorria, desde donde fue derivado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez. Alrededor de cuatro horas después de haber sido baleado finalmente falleció pasadas las 3 de la mañana.

El auto. Según los voceros consultados, Donaire presentaba un balazo en la cabeza pero como en la escena del crimen no se levantaron vainas servidas se esperaba el resultado de la autopsia para determinar el calibre del arma homicida.

Otra pista a seguir era el auto que apareció estacionado a la vuelta de donde fue hallado el hombre agonizante. "Primero hubo un llamado al 911 dando cuenta de que había una persona herida en la calle y después se recibió otra comunicación que indicaba que el auto de la víctima estaba estacionado a unos cincuenta metros", sostuvo un portavoz policial sorprendido por cómo llegó la información a los efectivos que estaban en la escena del crimen.

En efecto, estacionado por calle Miller, casi llegando a Castagnino, los policías encontraron un Fiat Uno blanco patente BKZ318. Además de tener abiertas las puertas, parecía como si le hubieran robado el estéreo. Según fuentes de Jefatura, el rodado no presentaba impedimentos para circular.

El búnker. La aparición del auto con las puertas abiertas cerca de donde fue baleado su dueño y de un sitio apuntado como un búnker de estupefacientes (ver aparte) alentó la idea de que el joven podría haber ido al lugar a comprar droga o que el homicidio podría estar vinculado con una cuestión narco. En este sentido, no faltaban ayer vecinos que sugerían que el crimen pudo haber ocurrido dentro de esa construcción y que sacaron al cuerpo a la vereda.

Sin embargo, las fuentes policiales consultadas desestimaron esa posibilidad por dos razones. "Hace rato que ese lugar no funcionaba como un búnker de drogas", dijo un vocero allegado a la investigación. Por otra parte, de los datos y testimonios aportados desde la familia de la víctima no surgía que Donaire tuviera problemas con el mundo narco.

"Sus familiares dicen que no tenía problemas con nadie y que no consumía alcohol ni drogas. Tampoco se les ocurre qué fue lo que pasó, sólo sabían que había salido a cargar GNC para el auto y nunca volvió", afirmó un vocero policial, y agregó que la víctima vivía a unas ocho cuadras de donde fue atacada y que tenía antecedentes "pero por delitos menores como amenazas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS