Edición Impresa

Llamó a la policía y su hijo mató a tres agentes

Una emboscada que culminó anteayer en la muerte a tiros de tres policías fue precipitada por una llamada de emergencia de la madre del pistolero a raíz de un perro que orinaba en su casa, en la ciudad de Pittsburgh, en Estados Unidos. Según documentos judiciales...

Lunes 06 de Abril de 2009

Una emboscada que culminó anteayer en la muerte a tiros de tres policías fue precipitada por una llamada de emergencia de la madre del pistolero a raíz de un perro que orinaba en su casa, en la ciudad de Pittsburgh, en Estados Unidos.

  Según documentos judiciales, Richard Poplawski y su madre tuvieron una agria discusión acerca del perro y ella amenazó con echar a su hijo de la casa y llamar a la policía.

  La policía acusó a Poplawski, de 23 años, del asesinato de tres agentes y del intento de matar a otros nueve durante un asedio que duró cuatro horas.

  El homicida se encontraba bajo arresto en el hospital donde recibía tratamiento para sus piernas heridas de bala.

  La policía dice que Poplawski estaba armado y vestía un chaleco antibalas cuando mató a los dos primeros agentes apenas los vio. Su madre abrió la puerta a la policía y huyó al sótano de la casa.

 

Sitio de cuatro horas. Cuando el sitio concluyó, cuatro horas más tarde, tres policías estaban muertos y más de 100 balazos habían sido disparados por comandos de la policía y por el pistolero, dijo la policía.

  Los asesinatos del sábado se registraron apenas dos semanas después de que cuatro policías fueron asesinados en Oakland, en el estado de California, en la jornada más letal para la policía de Estados Unidos desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

  Richard Poplawski, de 23 años, fue acusado de triple homicidio, de ataque grave y de violar la ley sobre porte de armas. Recibió heridas de bala en las piernas, pero no en el resto del cuerpo pues estaba protegido con un chaleco antibalas, dijo Harper.

  Poplawski disparó contra dos policías que llegaron a su vivienda a las 7 del sábado, luego que llamó su madre para informar de un incidente de violencia doméstica, dijo la policía.

  Los agentes Paul Sciullo, de 37 años, y Stephen Mayhle, de 29 años, fueron baleados en la cabeza.

  "Al parecer, estaba a la espera de los agentes", advirtió ayer Harper.

  En tanto, el policía Eric Kelly, de 41 años, quien se dirigía a su hogar tras completar su turno durante la noche, escuchó los llamados de ayuda de sus compañeros y corrió al lugar. También fue baleado por Poplawski, y murió minutos más tarde.

  Otro policía, Timothy McManaway, fue herido en la mano por el pistolero. (AP)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS