Edición Impresa

La nieve se derrite y Mendoza se vuelve propicia para las aventuras de montaña

En San Rafael y en Malargüe, en el sur de la provincia y casi en el límite con Chile, distintos circuitos ofrecen posibilidades de paseos a caballo y caminatas.    

Domingo 06 de Enero de 2013

De diciembre a marzo, cuando el sol calienta la cordillera de Los Andes, la nieve se derrite y Mendoza invita a subirse a una camioneta cuatro por cuatro o montar a caballo para recorrer los inolvidables paisajes de las zonas de alta montaña.

   En San Rafael y Malargüe, en el sur de la provincia y casi en el límite con Chile, la oferta es muy variada y va desde circuitos con caminos de ripio bien consolidados, a los que se puede acceder con vehículos propios, hasta días enteros de cabalgata con descanso en refugios de altura y comidas regionales caseras como los chivitos al asador, regadas con buen vino de origen.

   “La demanda es interesante en función al circuito El Sosneado, tanto la cabalgata o trekking al Avión de los Uruguayos o Laguna del Atuel; como la excursión convencional a la laguna de El Sosneado y Termas abandonadas”, comentó el director de Turismo de San Rafael, Andrés Chiaradio.

   Campamentismo, trekking, cabalgatas, mountain bike, pesca o andinismo superior son algunas de las innumerables actividades al aire libre que se pueden desarrollar cuando la nieve deja las altas cumbres y da lugar al clima especial del verano mendocino.

   Para quienes viajan en auto, la principal propuesta es tomar la ruta 144 hacia el sur y a 33 kilómetros de la ciudad de San Rafael observar la Cuesta de los Terneros, donde emergen las primeras estribaciones de la sierra Pintada, para luego pasar por las salinas del Diamante y descender hasta la localidad de El Sosneado.

   Desde allí, por un camino que bordea el río Atuel, se accede a la Laguna El Sosneado, apta para la pesca, la cercana Cueva del Indio y la parada obligada a la fuente natural de agua mineral Agua Buena.
   También están las ruinas del hotel termal El Sosneado, que aún conserva la pileta al aire libre con aguas termales con propiedades curativas.

   En auto y por la ruta 222, otra opción es recorrer el valle de Las Leñas, en el departamento sureño de Malargüe, previo paso por Los Molles, Pozo de Las Animas y laguna de la Niña Encantada, y seguir desde allí, en un camino sinuoso y de ripio, al lago Hermoso.

   Siempre en Malargüe y con vehículo, en la cuenca del río Grande, se encuentra el Valle Noble, un lugar ideal para la práctica de la pesca y en las nacientes del mismo río, en el límite con Chile, están los baños termales de azufre al pie del volcán Peteroa.

   Zabala y el resto del equipo de Turismo informan a los visitantes sobre las agencias que ofrecen excursiones, cabalgatas y recorridos en cuatro por cuatro, con comidas y al cuidado de guías experimentados para disfrutar de estas extraordinarias experiencias.

   Para los más aventureros, que prefieren dejar el volante y montarse a un caballo, San Rafael propone cabalgar hasta el volcán Overo, que se levanta inactivo en plena cordillera de Los Andes coronado por glaciares eternos a una altura de 4.629 metros, lo que lo hace apto para el andinismo superior.

   Los interesados podrán recabar más datos en el sitio www.sanrafaelturismo.gov.ar o a los teléfonos 0260-4424217 y 4437860.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS