Edición Impresa

La mejor grapa del mundo se elabora en Mendoza

La destilería Sol de los Andes es una empresa que entró en producción en el año 2005 dedicada a la elaboración de grapa (agua ardiente de orujo de uva) de alta gama.

Domingo 07 de Abril de 2013

Una grapa mendocina en base a uvas merlot ganó la gran medalla de oro y se consagró como la mejor grapa del mundo en el 2013, premio que le fue otorgado en Destillatta, el certamen de destilados con sede en Austria, el más prestigioso a nivel internacional. La destilería que produce el licor, Sol de los Andes, había logrado en 2010 la gran medalla de oro con una grapa en base al varietal cabernet.

    Sol de los Andes elabora grapas varietales derivadas de merlot, malbec, cabernet, syrah y blend.

   El ingeniero Rolando G. Hilbing es el creador de este emprendimiento. Es profesor de enología recibido en el liceo agrícola Domingo Faustino Sarmiento, y también ingeniero agrónomo recibido en la Universidad de Buenos Aires. Ha logrado el master en vitivinicultura y enología en Geisemheim, Alemania, y se especializó en destilados en Geisemheim y Rhienlandpfazt (Neustadt, Alemania) en el año 2000.

   Su experiencia en la materia encuentra respaldo en una prestigiosa tradición de viticultores, enólogos y cerveceros que se remonta a 1870 en nuestro país.

   La destilería Sol de los Andes es una empresa que entró en producción en el año 2005 dedicada a la elaboración de grapa (agua ardiente de orujo de uva) de alta gama.

   Elabora cuatro tipos de grapas, obtenidas de orujo de uva recién prensados, adquiridos en las zonas vitivinícolas donde mejor de desarrolla cada varietal.

   Los orujos seleccionados son sometidos para su tratamiento y destilación en dos alambiques de última generación, importados desde Alemania y construidos bajo licencia Italiana. En el primero, de acero inoxidable de 450 litros es donde se produce la primera destilación y en el otro, de 250 litros de cobre, es donde se produce una segunda destilación y rectificación.

   Los dos alambiques fueron fabricados a medida, bajo licencias italianas aprovechando al máximo tanto los recursos energéticos como los de materia prima, para poder obtener una grapa de alta calidad.
  Todo el proceso de producción es vigilado por Rolando Hilbing permitiendo, así, obtener un producto artesanal de alta gama, con características propias y calidades destacadas.

   El producto ha sido testeado y reconocido en la universidad de vitivinícola de Geisenheim.

   La capacidad de producción de la destilería es de 50.000 botellas de 500 mililitros al año. La mayoría de la producción es destinada al mercado externo, Colombia, Panamá, Luxemburgo, Bélgica, Inglaterra y China, aunque también está presente en puntos estratégicos de la Argentina como Buenos Aires, Patagonia , Cataratas de Iguazú y Tierra del Fuego.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS