Edición Impresa

"La Iglesia es santa pero está hecha de pecadores"

Con una amplia sonrisa, el Papa Francisco reconoció en la audiencia general de ayer una paradoja: “La Iglesia es santa, pero está hecha de pecadores”. No hablaba en general, porque añadió, al...

Jueves 03 de Octubre de 2013

Con una amplia sonrisa, el Papa Francisco reconoció en la audiencia general de ayer una paradoja: “La Iglesia es santa, pero está hecha de pecadores”. No hablaba en general, porque añadió, al margen del texto, que está formada “por fieles pecadores, religiosas pecadoras, obispos pecadores y Papas pecadores. ¡Todos pecadores!”.
  Para dejarlo definitivamente claro, Francisco preguntó a los ochenta mil fieles que llenaban la plaza de San Pedro: “¿Alguno de ustedes está aquí sin sus pecados? ¡Ninguno de nosotros!”. La pregunta tan directa fue una sorpresa total, pero los fieles la entendieron, y la respondieron con un gran aplauso.
  El Papa quería explicar que, a pesar de tantos fallos personales, la Iglesia es santa porque forma parte del Cuerpo de Cristo y porque invita a la santidad a todos, especialmente a los pecadores. Es cierto que “a lo largo de la historia ha habido la tentación de algunos que decían: la Iglesia es sólo de los puros, los demás hay que alejarlos. ¡No! La Iglesia no rechaza a los pecadores: al contrario, los acoge, está abierta a los más alejados, llama a todos a dejarse envolver por la misericordia, la ternura y el perdón del Padre”, afirmó con vehemencia.
  El Santo Padre añadió que “la Iglesia nos ofrece a todos la posibilidad de recorrer el camino de la santidad, que es el camino de los cristianos”. Es la vocación de todos, y lo repitió con fuerza: “No tengamos miedo a ser santos. Todos estamos llamados a la santidad, que no consiste en hacer cosas extraordinarias, sino en dejar que Dios obre en nuestras vidas con su Espíritu”.
  “Cristo amó a la Iglesia y dio su vida por ella, para hacerla santa”, dijo el Papa argentino y se refirió a los interrogantes que surgen cuando se piensa en las “dificultades, problemas y momentos oscuros” que atravesó la Iglesia a lo largo de los siglos.
  Rechazó la postura de aquellos que a lo largo de la historia afirmaron que “la Iglesia es solo la Iglesia de los puros, de aquellos que son totalmente coherentes, y que el resto deben ser alejados”. “¡Esto no es verdad! Esto es una herejía. La Iglesia no nos rechaza. No rechaza porque llama a todos: acoge, está abierta también a los más lejanos. Llama a todo el mundo a dejarse envolver por la misericordia, por la ternura y la generosidad y el perdón del padre”, afirmó.
  Antes de la audiencia dedicó cuarenta minutos a recorrer los pasillos de la plaza en el papamóvil para que todos pudiesen verlo de cerca. Besó a docenas de niños y saludó con gestos personales e incluso dando la mano a miles de peregrinos.

Elogio de Obama

El presidente Barack Obama se declaró ayer “extremadamente impresionado” con el Papa Francisco. “Parece ser alguien que vive de las enseñanzas de Cristo. Increíble humildad y sentido de la empatía con los pobres”, explicó. “Es alguien que piensa cómo buscar lo bueno en las personas en vez de condenarlas”, valoró el mandatario estadounidense.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS