Edición Impresa

"La familia Cantero sigue con poder y manejando negocios en la zona"

Los vecinos del barrio 17 de Agosto ya se acostumbraron a la presencia masiva de policías y funcionarios de trajes prolijos. Pero que se hayan acostumbrado no implica que les resulte...

Viernes 20 de Septiembre de 2013

Los vecinos del barrio 17 de Agosto ya se acostumbraron a la presencia masiva de policías y funcionarios de trajes prolijos. Pero que se hayan acostumbrado no implica que les resulte simpático aunque esa gente represente al Estado y la Justicia (ver página 32). Ayer, cuando despuntaba el alba, unos 160 policías coparon otra vez las calles que se abren detrás del casino, como ya lo habían hecho el 31 de mayo. Entonces habían pasado cinco días del asesinato a sangre fría de Claudio "Pájaro" Cantero, sindicado como líder de la banda Los Monos asentada en ese barrio. Esta vez no hubo detenidos y tampoco dinero en efectivo o droga incautada. Sí se secuestraron diez motos y varios electrodomésticos que habrían sido comprados con dinero proveniente del narcotráfico.

El operativo estuvo dividido en dos. Uno, encabezado por el juez de Instrucción Juan Carlos Vienna, quien investiga el asesinato de Martín "Fantasma" Paz, estuvo centrado en la búsqueda de Ariel Máximo Cantero, alias "El Ariel", y su hijo de crianza Ramón Machuca, conocido en la calle como "Monchi Cantero". A ellos les imputan estar liderando la banda en la actualidad. Incluyó 12 allanamientos en los que participaron los cuatro integrantes de la Unidad Fiscal que trabajan en el expediente. Los funcionario pusieron especial atención en la violación, corroborada por cierto, de las clausuras a domicilios allanados anteriormente y cómo se repusieron en esos lugares bienes muebles que habían sido secuestrados.

"Todo esto indica que hay reservas o que el negocio sigue funcionando, que la familia Cantero sigue teniendo poder y sigue manejando la zona", dijo al respecto el fiscal Miguel Moreno, quien oficio como portavoz del procedimiento. Y agregó: "Sobre lo único que podemos actuar nosotros en pos de cortar el circuito financiero de la asociación ilícita, es secuestrando estos bienes o privándolos de su uso para que se transformen en líquido nuevamente. Por eso hay casas, autos y bienes muebles que se están secuestrando".

En simultáneo se desarrolló otro operativo que se materializó en 14 allanamientos ya que distintos juzgados de Instrucción aprovecharon para emitir ordenes de cateo llevadas adelante por efectivos de Unidades Especiales (AUE) de la Unidad Regional II. Este procedimiento finalizó con tres detenidos, entre ellos un muchacho apodado "Satanás" que era buscado por tres homicidios ocurridos en el barrio 17 de Agosto (ver página 32).

Deja vu. Como ocurrió el pasado viernes 31 de mayo, cuando cinco días después del crimen de Pájaro Cantero la policía copó el barrio 17 de Agosto, la historia volvió a repetirse. Allanamientos y saturación policial. Control de vehículos y personas en averiguación de antecedentes. Todo en el marco de miradas desafiantes hacia la policía y los funcionarios judiciales. Sin embrago, más allá de los roces provocados por lo que algunos sintieron como "una invasión", todo transcurrió con calma. El foco estuvo en las propiedades del clan Cantero. Primero una casa en Caña de Ambar al 1700, casi esquina Melián; después otra en Caña de Ambar al 1800 donde residían oficialmente el prófugo Ariel Máximo Cantero, "El Ariel", y Patricia Celestina Contreras, los padres de Pájaro y el detenido "Guille". Además fue requisada una casa de Melián 6306, que es propiedad de Monchi Cantero.

Fotos delatoras. A diferencia de los allanamientos del 31 de mayo, esta vez la atención estuvo en esta última propiedad. La vivienda de techos verdes, ubicada a una cuadra del Centro de salud Pocho Lepratti, contrasta por sus comodidades interiores con la humilde realidad del barrio. Allí se incautaron "muchos elementos de vital importancia para la pesquisa", según las fuentes. Entre ellos tickets de movimientos bancarios realizados por Mariano Ruíz, el hombre apresado y sindicado en la pesquisa como el encargado de lavar los activos de Los Monos. Y distintas fotos familiares de reuniones de viejos buenos tiempos que permiten saber con quienes están vinculados los Cantero.

En esas fotos, por ejemplo, pueden reconocerse integrantes de Los Monos junto a otros personajes ligados al hampa local. Fotos de Monchi Cantero con Andrés "Pillín" Bracamonte, líder de la barra brava de Rosario Central; y de Los Monos con los hermanos Sergio y Daniel Vázquez, otrora sindicados como narcos del barrio La Tablada.

También fue hallado un pequeño cuatriciclo que llamó la atención de los policías. Es que cuando esa casa fue clausurada en un anterior allanamiento, el vehículo no estaba allí. Además se incautó una tarjeta de debito de Monchi, planos de várias viviendas y electrodomésticos.

Otro allanamiento se hizo en una casa en construcción en el barrio Tiro Suizo, propiedad de Machuca, queno arrojó resultados para la causa.

Cada uno de los allanamientos fue seguido por los máximos responsables de la investigación del asesinato de Martín "Fantasma" Paz y los crímenes colaterales: el del Claudio "Pájaro" Cantero, el de Diego "Tarta" Demarre, el de Nahuel César y Marcelo Alomar, y el de "El gordo Santiago" Pérez. Además del juez Juan Carlos Vienna estuvieron el fiscal de Cámaras Guillermo Camporini; la fiscal de la causa, Adriana Camporini; los integrantes de la Unidad Fiscal (Miguel Moreno, Pablo Pinto, Damián Cimino y Natalia Benvenuto); y el jefe y subjefe de la policía de Rosario, los comisarios Luis Bruschi y José Luis Amaya, quienes comandaron a los 160 uniformados de la Tropa de Operaciones Especiales, AUE, Agrupación Cuerpos y Orden Público.

A diferencia del operativo del 31 de mayo, cuando los policías eran ajenos a la Unidad Regional II, esta vez todos eran de Rosario. En ese sentido, la falta de detenciones alimentó muchas dudas: "O no estaban o se enteraron que veníamos y se fueron. Hay allanamientos que dan resultado positivo y otros que no, pero no tenemos argumentos para sospechar de que el operativo se haya frustrado por una filtración", aclaró el fiscal Moreno.

"En cuanto a los prófugos el operativo no fue satisfactorio. Pero confirmamos lo que sospechábamos: la familia Cantero sigue teniendo poder y sigue manejando la zona", afirmó el fiscal. "Nadie tiene dudas de donde proceden los fondos. En el expediente hay pruebas de eso. El operativo se hizo hoy porque había posibilidades de encontrar a las personas que están prófugas. Puede que no estuvieran en estos lugares o que supieran que veníamos, pero eso último no lo tenemos confirmado", manifestó. Y aclaró: "No estamos investigando narcocriminalidad. Investigamos un crimen y al investigar un homicidio damos con una asociación ilícita. Pero si se nos abre una puerta a la narcocriminalidad organizada, no estamos habilitados para investigarlo", explicó Moreno.

Consultado respecto al porcentaje en que la banda de Los Monos estaría desarticulada, el fiscal respondió: "Es imposible arriesgar un porcentaje. Sería bastante osado. Lo que sí creo es que está en vías de desarticulación. No me arriesgaría a decir que está desarticulada porque hay gente que conformaba la cúpula detenida pero hay personas que están prófugas y que siguen haciendo movimiento de dinero", concluyó el fiscal.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario