Edición Impresa

Italia inhumó a las víctimas del sismo que destruyó varias ciudades

Italia llevó a cabo ayer un funeral estatal para las víctimas del peor terremoto que ha afectado al país en tres décadas, mientras la cifra de muertos por la tragedia ocurrida el lunes último llegaba a 289 y los sobrevivientes expresaban su rabia por el derrumbe de sus hogares.

Sábado 11 de Abril de 2009

Italia llevó a cabo ayer un funeral estatal para las víctimas del peor terremoto que ha afectado al país en tres décadas, mientras la cifra de muertos por la tragedia ocurrida el lunes último llegaba a 289 y los sobrevivientes expresaban su rabia por el derrumbe de sus hogares.

Miles de deudos rezaron ante 205 ataúdes de madera, muchos de ellos cubiertos con flores y fotografías de los fallecidos, dispuestos en cuatro filas en la plaza de armas de una academia de policía en la montañosa ciudad de L’Aquila, la más afectada por el sismo de 6,3 de magnitud.

Varios pequeños ataúdes blancos, que contenían cuerpos de niños, fueron ubicados sobre los féretros de sus padres, algunos con sus juguetes favoritos encima.

"Esos muertos siempre estarán entre nosotros, cada uno de ellos. Los niños, los estudiantes, todos ellos", dijo Daniela, de 59 años. "Estoy llena de dolor pero debemos seguir teniendo esperanza. Aquí somos gente fuerte, he visto mucho coraje y solidaridad", agregó.

Piero Faro, que daba el pésame a la familia de una amiga que murió junto a su hijo, aseguró que la tristeza se mezclaba con "mucha rabia. Su edificio simplemente se desintegró. Esto no debería haber ocurrido".

Algunos dolientes besaron y abrazaron los ataúdes en la misa católica oficiada por el segundo sacerdote de más alto rango del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone.

La ceremonia comenzó con un mensaje del Papa Benedicto XVI.

"En estas horas dramáticas, cuando una aterradora tragedia ha asolado esta tierra, me siento espiritualmente presente entre ustedes y comparto su angustia", dijo el Papa.

El gobierno declaró un día de duelo nacional. Las banderas ondeaban a media asta, las tiendas bajaron sus cortinas, en los aeropuertos se suspendieron los despegues para realizar un minuto de silencio y los policías de tráfico se quitaron sus chalecos de colores brillantes.

El primer ministro Silvio Berlusconi se mostró emocionado al consolar a los afligidos familiares. El multimillonario se ofreció para llevar a algunas de las miles de personas que se han quedado sin hogar a sus villas lujosas repartidas por el país.

"También haré lo que pueda, ofreciendo alguna de mis casas", dijo el magnate de los medios, de 72 años, que es el segundo hombre más rico de Italia.

Esperanza. Cinco días después del sismo, los socorristas aún removían los escombros. La esperanza de encontrar al menos a un sobreviviente más creció anoche cuando varios rescatistas en L’Aquila detectaron un ruido desde abajo de los escombros. Pero también advirtieron que podría tratarse de un animal.

"Pedimos a los perros rastreadores. Los perros se agitaron y comenzaron a ladrar (en el lugar). Podría significar que hay una persona viva", dijo un bombero.

Los bomberos acompañaron a algunas personas a sus hogares para recuperar objetos personales, mientras la policía vigilaba por posibles saqueos. Berlusconi dijo que cuatro ciudadanos rumanos habían sido arrestados por pillaje.

Anoche se registraron violentas réplicas en la región central de los Abruzos, aterrorizando aún más a los sobrevivientes.

El número de personas que se quedó sin hogar subió hasta los 40.000, según Berlusconi, con 24.000 personas viviendo en campamentos de emergencia y 15.000 alojadas en hoteles o viviendas privadas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS