Edición Impresa

Implantaron con éxito un páncreas artificial a un niño de cuatro años

La cirugía se concretó en Australia. Puede hacer una vida normal porque sólo lleva un pequeño equipo impermeable. La tecnología podrá utilizarse en pacientes con diabetes tipo 1.

Viernes 23 de Enero de 2015

Un niño australiano de cuatro años de edad, Xavier Hames, es el primer paciente que recibió un páncreas artificial, en lo que los expertos calificaron de primicia mundial en el tratamiento de la diabetes tipo 1, anunció ayer el Hospital Infantil Princess Margaret, de la ciudad de Perth.

El páncreas artificial implantado, parecido por su tamaño a un reproductor MP3 o a un teléfono móvil, está conectado al cuerpo a través de varios tubos injertados bajo la piel.

"El aparato reproduce la función biológica del páncreas para predecir los niveles bajos de glucosa y detener la administración de insulina", indicó anteayer el Departamento de Salud de Australia Occidental.

"Esto a su vez evita las consecuencias graves de bajo nivel de glucosa, como el coma, convulsiones y una posible muerte", agregó el texto, que no indicó cuándo se produjo la intervención quirúrgica.

Interrumpe la insulina. La Fundación de Investigación de Diabetes Juvenil (JDRF), una organización sin fines de lucro que financió el proyecto, indicó que la tecnología monitorea los niveles de glucosa e interrumpe el suministro de insulina hasta 30 minutos antes de que ocurra un ataque hipoglucémico, la cuestión clave en el control de la diabetes.

El páncreas artificial fue desarrollado durante cinco años en el Hospital Infantil Princess Margaret, en la ciudad australiana de Perth, con la ayuda de otros establecimientos.

Por su parte, el profesor Tim Jones, médico del Hospital Princess Margaret, insistió en que "sirve para cualquier edad" y que la tecnología se volverá con el tiempo más barata y accesible.

"Este dispositivo puede predecir hipoglucemia antes de que suceda y detener la administración de insulina antes de un evento previsto", dijo Jones. Y agregó: "Esto, unido al hecho de que la bomba reanuda automáticamente el aporte de insulina cuando los niveles de glucosa se recuperan, es un avance médico real".

Cuesta 8.100 dólares. Cada aparato de páncreas artificial tiene un costo cercano a los 8.100 dólares estadounidenses y posee una vida promedio de unos cuatro años.

El paciente, que sufría riesgo de padecer hipoglucemia, padece diabetes tipo 1 desde que tenía 22 meses.

En tanto, su mamá, Naomi Hames, dijo ayer a los medios de comunicación australianos que "el dispositivo es impermeable por lo que Xavier puede practicar deportes acuáticos y hacer una vida normal, como cualquier otro niño. Además nos da tranquilidad durante la noche", agregó. "Ofrece una mayor libertad en las comidas. Tiene sólo cuatro años. No puedes parar a un niño cuando quiere más espaguetis o cuando asiste a un cumpleaños (...) También nos permitirá un mayor control por la noche (...) Ningún padre quiere estar teniendo que levantarse cada hora, lo puede asegurar", explicó la madre del pequeño Xavier, el primer paciente con un páncreas artificial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario