Edición Impresa

Hijo perdido halla a su madre 22 años después por un tatuaje

Un hombre, que hace más de dos décadas (cuando era un niño) se perdió en una estación de tren abarrotada de la India, ha reencontrado a su familia gracias a un tatuaje en el brazo, según...

Viernes 18 de Octubre de 2013

Un hombre, que hace más de dos décadas (cuando era un niño) se perdió en una estación de tren abarrotada de la India, ha reencontrado a su familia gracias a un tatuaje en el brazo, según informó a la agencia alemana DPA el comisario Shrikhant Sonde.

"Es algo que sólo se ve en las películas, pero es real", dijo el policía, que ayudó en la búsqueda de la familia del hombre en Thane, en el estado occidental indio de Maharashtra.

La madre del niño tatuó en la piel de todos sus hijos sus nombres, pero pese a ello no había podido encontrar a su hijo Fanesh, que se perdió cuando tenía seis años en medio de una multitud en una estación de tren. El pequeño creció primero en la calle, después en casa de un pescador y en varios orfanatos.

Fanesh Dhangde, que forma parte del Equipo de Respuesta Rápida Policía de Thane, dijo que él y un amigo se habían escapado de clases y fueron a la estación de tren de Thane entre los años 1989 y 1990 y abordaron un tren en una subestación.

Relató que se bajó del tren un par de horas más tarde y trató de volver a casa. "Cuando llegué, yo estaba en otro lugar extraño y me puse a llorar", dijo. Más tarde se dio cuenta de que estaba en Mumbai y después de vagar por hambre y miedo, terminó en Worli Seaface, donde fue acogido por una familia.

El hijo mayor de la familia tomó a Dhangde como ahijado, con quien comenzó a concretar trabajos para que pudiera ganar dinero. "Empezamos recogiendo escobas desechadas y barríamos los compartimentos de los trenes de cercanías y a pedir dinero. Esto continuó hasta que un vehículo me atropelló y sufrí heridas en la cabeza", recordó.

El accidente cambió su vida para mejor. Los médicos del hospital donde fue admitido lo enviaron a Anand Niketan, un hogar para huérfanos en Worli. Allí comenzó a asistir a una escuela municipal. Después ingresó en la Universidad Bedekar, en Thane, pero dejó a mitad de camino para probar suerte en el reclutamiento de la policía.

Fue seleccionado como un agente de policía en prácticas y después de un año de formación comenzó a revistar como agente. Entonces comenzó a mover cielo y tierra para buscar a su madre: un equipo investigó denuncias de desapariciones, llamó a todos los habitantes con el apellido de su madre y creó una página de Facebook con ese fin. Todo ello en vano.

Al final fue un antiguo camarero del comedor de uno de los orfanatos quien puso al joven en la pista correcta: cuando fue entregado, dijo que procedía de una zona en torno a un santuario sufí especial.

Allí la policía buscó por el nombre tatuado en el brazo del joven y tras dos meses halló a la familia. "Madre e hijo lloraban y se abrazaban en silencio", contó Sonde. La mujer reconoció a su hijo sólo por el tatuaje.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS