Edición Impresa

Fútbol, injusticia y amor, frases imborrables

Frases maestras de Eduardo Galeano quedarán en la memoria de quienes lo leyeron y escucharon hablar de fútbol, de las desigualdades en Latinoamérica, del amor y de religión.

Martes 14 de Abril de 2015

Frases maestras de Eduardo Galeano quedarán en la memoria de quienes lo leyeron y escucharon hablar de fútbol, de las desigualdades en Latinoamérica, del amor y de religión.

• "El fútbol se parece a Dios en la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales".

• "En su vida, un hombre puede cambiar de mujer, de partido político o de religión, pero no puede cambiar de equipo de fútbol".

• "Jugar sin hinchada es como bailar sin música".

• "América es, para el mundo, nada más que los Estados Unidos: nosotros habitamos, a lo sumo, una sub América, una América de segunda clase, de nebulosa identificación. Es América Latina, la región de las venas abiertas".

• "La utopía está en el horizonte. Por mucho que camine, nunca la alcanzaré. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso: sirve para caminar".

• "La verdad, es como la hoja de una espada sin empuñadura, corta por todos lados a quien quiera sostenerla, y más a quien quiera forcejear con ella".

• "El hambre desayuna miedo. El miedo al silencio aturde las calles. El miedo amenaza. Si usted ama, tendrá sida. Si fuma, tendrá cáncer. Si respira, tendrá contaminación. Si bebe, tendrá accidentes. Si come, tendrá colesterol. Si habla, tendrá desempleo. Si camina, tendrá violencia. Si piensa, tendrá angustia. Si duda, tendrá locura. Si siente, tendrá soledad".

• "Vinieron. Ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra. Y nos dijeron: «Cierren los ojos y recen». Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros la Biblia".

• "Los niños pobres son los que más sufren la contradicción entre una cultura que manda consumir y una realidad que lo prohíbe".

• "La palabra política se ha manoseado tanto que significa todo y no significa nada".

• "A diferencia de la solidaridad, que es horizontal y se ejerce de igual a igual, la caridad se practica de arriba hacia abajo, humilla a quien la recibe y jamás altera ni un poquito las relaciones de poder".

• "No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario